17 AÑOS DE EL SUBURBANO: “Honestidad. No objetividad”

Es una de las frases más francas y menos hipócritas que supe leer de un periodista sobre este apasionante oficio.
Así definió el francés Edwy Plenel (“Le Monde Diplomatique”) uno de los roles que le caben en estos tiempos modernos a la prensa, al periodismo: “En el periodismo no existe objetividad, sino honestidad”
Y continuó diciendo: “Entonces queda claro que lo de la objetividad del periodismo es un mito. Personalmente, no creo que el periodista tenga una verdad para dar. Sí creo que debe mostrar, es su trabajo. Hacer comprender es su experiencia. Hacer debatir es su pluralismo. Su regla no es la objetividad, ya que no existe. Su regla es la honestidad”.
Cada uno de nosotros, los periodistas que conformamos El Suburbano, que con esfuerzo, ganas, apasionadamente y tratando de ponerle mucha profesionalidad, con una continuidad de nada menos que 17 años en el difícil conurbano, no creemos, ni creeremos nunca en los berretas y mentirosos cliches de aquellos que se autovenden como medios “independientes” y/o “sin censura”.
Somos diferentes. Somos esto que usted ya conoce o simplemente ve en un bar o kiosko, agárrrelo o déjelo, no tenemos porque andar convenciendo a nadie. Lo que ustedes periodísticamente eligieron -o no- desde hace tiempo.
Sabemos que podemos estar equivocados, acertados, pero conocemos que no pasamos desapercibidos. Usted puede leernos o no. Nada más fácil que eso. Elegir otro medio es fácil a la hora de querer informarse de otra manera. Y esa también es otra de nuestras pequeñas conquistas de estos 17 años de vida…
Esté seguro que intentamos semana a semana brindarle algo distinto: Aquello que cada lector intenta buscar y no suele encontrar facilmente en otro lado.
Obviamente que tenemos aciertos y errores, estos últimos los más, pero siempre tratamos de saberlos subsanar, sin creernos los dueños absolutos de nada.
También sabrá que los que hacemos El Suburbano somos mucho más subjetivos que lo que naturalmente deberíamos serlo, y como tenemos nuestras ideas bien claras, intentando siempre ser mucho menos complacientes en los casos que ideológicamente debemos jugar fuerte.
“En el periodismo no hay subjetividad, sino honestidad”, repiquetea Plenel.
Estimado lector, esté completamente seguro que creemos y defendemos fervorosamente cada línea de las que históricamente publicamos hace ya 844 ediciones. Nos hacemos cargo de todo sin que nadie detrás nos diga qué hacer o qué poner, sin ningún gremialista, político o poderoso que digite ni una sóla línea de lo que acá escribimos, que nos diga qué hacer y que no, y redoblándole siempre la apuesta al corrupto, al hipócrita o aquel que busca esconder algo.
Hoy, como cada 365 días, nos vuelve a tocar hablar en primera persona. Sepa disculparnos por la vanidad de este día. Es ahora…
Gracias a todos, de corazón. Sobre todo a los que empujan, pero también a aquellos que intentan poner piedras en el camino. Todos nos dan fuerzas para llegar a los 18 años, esa zanahoria que ya tenemos adelante.
De corazón, gracias por estar leyéndonos.