BOMBAS Q

Acuerdo intermedio de palabra
Si bien automáticamente terminado el partido Cristián Díaz comenzó a hablar de planificar de cara al futuro, refiriéndose claramente al nacional B, nada está definido en cuanto a eso. El contrato es hasta Junio de 2018 pero hay un acuerdo de palabra por el cual finalizada la campaña en primera división cualquiera de las dos partes puede romper el vínculo, a la vez de que hay una cláusula de que se puede reclamar solo hasta Diciembre de 2017, donde también se puede revisar la relación. Lo cierto y lo concreto es que pareciera ser que el único que está pensando en Cristián Díaz como entrenador de Quilmes, es el propio Cristián Díaz.
¿Ya se va el gurú?
El fragmento más grande responsabilidad de esta comisión directiva en esta mala campaña tiene que ver con las elecciones futbolísticas. Pero también es justo aclarar que para ellos habían delegado (ante su manifiesta falta de conocimiento) la función en no solo el entrenador sino un manager, o cómo se lo conoció en el algún momento, el “gurú”, Humberto Zucarelli. No solo se ha errado con los nombres de los refuerzos sino que, desde el ostracismo (porque nunca se manifestó en público) pareciera destilar un desinterés que incluye que por ejemplo no haya visto muchos de los partidos del cervecero pero si presenciado el clásico entre Estudiantes (del que es hincha) y Gimnasia de La Plata en el Centenario (día en el que se lastimó la rodilla). La pregunta es concreta ¿ya va a renunciar ante el tamaño fracaso?