Adelanto de El Suburbano. Peligra el normal funcionamiento de las Escuelas Técnicas Universitarias en toda la zona sur

Ante el bajo presupuesto que el Gobierno destina a las Universidades, peligra el funcionamiento de las Escuelas Técnicas Universitarias. Tanto la UNQ, la UNDAV y la UNAJ, reclaman al Ministerio de Educación de la Nación que respete los acuerdos firmados y que no desfinancie las Escuelas que cumplen una labor social inclusiva en barrios vulnerables de la Región.
En la edición pasada, El Suburbano reflejó cuál era la situación que atraviesan las Universidades públicas de la Región. Informe que levantó preocupación en distintos ámbitos gubernamentales.
Desde las Casas de Altos Estudios buscan distintas alternativas para poder continuar con el programa educativo. Y mientras el tiempo pasa, las escuelas siguen sin terminarse y hacen malabares para poder realizar el dictado de clases.
Otra característica diferente de estas secundarias es el seguimiento que se les hace a los estudiantes. Todos los profesores tienen una acción tutorial para realizar. Además, cuentan con un grupo de docentes -coordinadores de grupo- que hace un seguimiento personalizado de los chicos, teniendo en cuenta las necesidades grupales. Pero, más importante aún, estas Escuelas tienen dos vicedirectores, uno académico y otro socioeducativo, cuya tarea es vincular la institución con la familia y el barrio.
La semana pasada contábamos que la Escuela Secundaria Técnica de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) tiene a medio terminar su Polo Educativo en Ezpeleta, ubicado en República de Francia y Concordia. Tiene tres orientaciones: Técnico en Industrias de Procesos, Técnico en Programación (Informática) y Técnico en Alimentos. Actualmente cuenta con una matrícula de más de 400 alumnos que a diario tienen jornada completa: los estudiantes desayunan, almuerzan y meriendan en la escuela
En el caso de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) se otorga el título de Maestro Mayor de Obras. También ofrece una certificación de Auxiliar en Construcciones luego de aprobar un Ciclo Básico Común de tres años, el cual acredita para todas las escuelas secundarias.
El Establecimiento está ubicado en Ramón Franco y Raquel Español, Wilde. Y cuenta con una matrícula de 150 alumnos, quienes a diario cursan la doble escolaridad. Durante la jornada completa, los estudiantes desayunan, almuerzan y meriendan en la escuela. Y dentro de la propuesta educativa se incluye idioma, cultura, deporte y tecnología, además del trabajo en talleres.
Tanto en la UNDAV como en la UNQ, el Ministerio de Educación de la Nación en el año 2016 envió solamente las partidas presupuestarias para el pago de sueldos al personal docente y no docente, pero no para cubrir los gastos de funcionamiento de la Escuela ni de infraestructura. En este 2017, sólo remitieron las partidas para el pago de sueldos docentes. Los gastos de funcionamiento incluyen el dinero para las viandas que reciben los estudiantes todos los días para desayuno, almuerzo y merienda.
Ante esta situación, las autoridades universitarias reclaman que se cumplan los acuerdos refrendados, para poder continuar con el proceso de inclusión social de los jóvenes más vulnerables de la Región.