Avellaneda: El portazo del concejal Daniel García al PRO

“No quiero ser cómplice de semejante traición al pueblo”, afirmó el histórico dirigente macrista, el concejal Daniel García, quien pegó el portazo al espacio que supo ser uno de sus fundadores y desarrolladores: PRO. Y sin dudar, en su alejamiento aseguró que el PRO se ha “convertido en un aguantadero”, con dirigentes que “hacen de la política, un negocio”.
A través de un comunicado de prensa, García se explayó sobre su alejamiento del macrismo. Bajo el título: “No quiero ser cómplice de semejante traición al pueblo y al electorado”, el edil fundamentó su alejamiento del espacio que lidera el presidente Mauricio Macri.
“Luego de haber sido artífice de la construcción del PRO en Avellaneda y con suma tristeza, comunico mi renuncia indeclinable a dicho espacio”, comenzó. Para continuar afirmando: “Fueron muchos años de enfrentar al kirchnerismo en compañía de varios dirigentes y militantes que con convicción y mucho trabajo construimos el triunfo de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal”.
“Pero al llegar al gobierno, nos encontramos con arribistas de la política que, aún sin vivir ni conocer la ciudad, se apoderaron de nuestro partido y hasta de nuestros sueños”, señaló el texto enviado a esta redacción.
“Eso no sería nada, si no fuera por las salpicaduras de corrupción y causas judiciales de dirigentes que hoy se presentan como el rostro del “Cambio” y hacen de la política, un negocio”. Y continuó: “Es tris-te darse cuenta que el PRO se convirtió en algo peor que lo que dijo combatir”.
Sobre la construcción del PRO en los últimos tiempos, García señaló: “Hubo lugar hasta para que un militante de La Cámpora ocupe un cargo público, pero se les dio la espalda a quienes en las condiciones más adversas enfrentaron la década kirchnerista”.
“Asimismo, notamos que las propuestas de cambio y republicanismo, se convirtieron en negocios de CEOS, tarifazos, prebendas, amiguismo, nepotismo y corruptela”.
“No es para esto que trabajamos tantos años proponiéndole a los vecinos seguir a Mauricio Macri. Lo hice convencido de que se beneficiarían los sectores populares y medios que habitan este suelo y no los empresarios con cuentas fantasma en Panamá”.
“Por ello, dejo este espacio denominado PRO, ya que no es el mismo que fundé en Avellaneda. Hoy convertido en un aguantadero, y no quiero ser cómplice de semejante traición al pueblo y al electorado”, finalizó.