BOMBAS Q

Comunicado bomba
con pólvora mojada
En la previa del partido con Racing la lista blanca lanzó un comunicado que fue una “bomba” en la calle interna del Centenario. Acusaba al gerente general del club entre otras cosas de haber maltratado a la gente de marketing de Cervecería y Maltería Quilmes en el primer pago, periodistas, empleados de AFA donde tendría la entrada prohibida y otras barbaridades. Lo peor tal vez fue lo puesto en potencial y que señalaba la falsificación de una firma del tesorero. Sin embargo por tres cuestiones terminó teniendo menos efecto del esperado: la falta de una firma clara de quien emitía, el comunicado, un grave error ortográfico pero por sobre todas las cosas, la renuncia de Alfredo Grelak. Una bomba que se le mo-jó la pólvora.

Fuego cruzado
Una de las opciones había sido increíblemente Caruso Lombar-di. Si bien esto no contó con el aval de los decisores de la Comisión Directiva, Humberto Zucarelli lo llamó para tantear la situación. La respuesta de Caruso fue que le paguen la mitad de la deuda en la convocatoria (unos tres millones de pesos) y un sueldo inalcanzable para las posibilidades de Quilmes. A la par, unas horas antes, el presidente Calello había declarado fuerte en contra de la posibilidad de contratarlo; a su vez, el propio Caruso viene hace un tiempo y lo ratificó ahora, hablando en voz alta mal de él en particular y de toda la nueva comisión por-que entiende que “no le quieren pagar”. Se personalizaron las agresiones y todo volvió a la normalidad. Fuego cruzado y a la convocatoria.