Clausuran calabozos de las seccionales Segunda y Tercera por encontrarse en condiciones deplorables

Durante una visita institucional, el juez Pablo Pereyra, la fiscal Clarisa Antonini y la defensora oficial Gilda Maltas detectaron una serie de anomalías en la Comisaría Segundad de Bernal y en la tercera de Quilmes Oeste, por lo que resolvieron reubicación a los detenidos alojados y clausurar los calabozos.
Según lo informado por los colegas de DataJudicial, en las dependencias los presos están hacinados y en condiciones deplorables pasan las horas los detenidos.
A pesar de estar prohibido desde 2001 por un fallo de la Suprema Corte de Justicia, el último informe arrojó que son 3.166 las personas alojadas en comisarías de las distintas jefaturas departamentales de la Provincia. Los números surgen a partir de un relevamiento realizado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) sobre la base de datos del Ministerio de Seguridad bonaerense, y demuestran una preocupante sobrepoblación.
Todas las dependencias policiales de la Provincia tienen capacidad máxima para albergar en sus calabozos a 1.105 detenidos; es decir que hay tres presos en espacios habilitados para uno.