Cosas tenebrosas pasan en la Ribera Quilmeña

Todo es muy raro.
En los últimos días dos hechos que se generaron en la zona ribereña provocaron el alerta en autoridades policiales y municipales. En uno, la Policía investiga un serio y tenebroso ajuste de cuentas, y no descartan relaciones narcos. El otro, también se investiga, aunque a prima facie es un feroz ataque en banda sin precedentes en la zona
El primer alerta se disparó una semana atrás, cuando un grupo de jóvenes compartía una charla en calle 24 casi Cervantes. Era domingo, pasadas las 23.30, y un Ford Focus que circulaba a baja velocidad los observa y da la vuelta. A su retorno, los ocupantes bajan las ventanillas y advierten: “Ustedes no bardean más”. A partir de ahí se desató la balacera que dejó un muerto y dos heridos.
Según lo narrado por fuentes policiales, Ismael Chirizola recibió un disparo mortal en el pecho. Mientras que otros dos jóvenes (uno de ellos su hermano) fueron hospitalizados por las heridas de bala.
Hecho que es fuertemente investigado por las autoridades policiales para dar con los asesinos, quienes según el relato de testigos serían dos hombres y una mujer los ocupantes del Ford Focus.
Casi una semana después, en la misma zona un móvil de Defensa Civil fue atacado cuando transitaba por Otamendi. Un automóvil lo chocó de atrás y comenzó a perseguirlo. En Mozart y Humberto Primo, el móvil de Defensa Civil vuelca, momento en que los empleados municipales son robados y los golpeados salvajemente.
Increíblemente, los delincuentes le reclamaban a los empleados municipales que les entreguen sus armas (¿?). Armas inexistentes porque loe trabajadores de Defensa Civil no portan armas. Pero ante la negativa volvieron a ser golpeados salvajemente. Por lo que fueron internados en el Hospital de Quilmes.