De Mendiguren, Litza y Bertolotto, se interiorizaron de la falta de producción de otra PyME local

En sus manos llevaba una misteriosa caja negra. “Es como la del avión. Cuando hay problemas en ella se encuentra el por qué”, explicó el diputado nacional del Frente Renovador, José Ignacio De Mendiguren, en su visita a Avellaneda. Junto a él, se encontraban la diputada nacional, la avellane-dense Mónica Litza, y el candidato a concejal por 1País, Armando Bertolotto.
En una confitería céntrica, De Mendiguren compartió un desayuno con periodistas. Allí, recordó cómo se produjo la crisis en el 2001 y pormenorizó en las diferencias de modelos de país: Financiero o Productivo. Un paralelismo con la discusión de modelos de país que se produce en estas horas.
“La economía Argentina fue cobayo de laboratorio”, inició la charla. Y sin pelos en la lengua afirmó que desde 1976 al 2001 la Argentina fue el país que más decreció y el que menos se desarrolló.
Recordó que en la crisis del 2011 los bancos estaban cerrados, ha-bía 18 monedas, existía el Club del Trueque, se declaró el default, pa-saron cinco presidentes, y el Fon-do Monetario Internacional le soltó la mano al país. En su visión, querían que “vuele todo por los aires”, dado que “iban por la dolarización”.
Al llegar Eduardo Duhalde a la Presidencia -explicó De Mendiguren- se hizo una alianza con los sectores productivos, y gobernó la alianza productiva. “En un año y tres meses se entregó un país con superávit comercial, tres por ciento de inflación, y un crecimiento del siete por ciento. De qué país incendiado hablan que recibió Néstor Kirchner”.
Y continuó: “El radicalismo perdió la vocación de poder. Se con-forma con un ministerio”. Y no dudó en recordar el pasado de los actuales dirigentes macristas: Federico Sturzenegger (actual titular del Banco Central) fue segundo de Domingo Cavallo; Horacio Rodríguez Larreta (Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires) se desempeñaba en el ANSES, y la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, fue Ministra de Trabajo y Ministra de Seguridad Social. Todos funcionarios del gobierno de Fernando de la Rúa.
A esa altura de la charla, De Mendiguren aseveró que el modelo que impulsa el gobierno de Mauricio Macri “no es sustentable” y les disparó: “Rompen el pacto social. Ellos creen eso”.
Luego de comparar a Mauricio Macri con Carlos Menem, afirmó que “están vendiendo el pasado como futuro”. “Somos el único espacio político que decimos lo que va a hacer. Por qué no discuten las tres reformas que se vienen: Tributaria, Laboral, y Previsional. Las están escondiendo”.
“La gente tiene que exigirle a la política. Acá no es Cristina (Fernández de Kirchner) o Macri. Acá, elegimos un parlamento equilibrado. Salgamos de la polarización”, señaló. Por lo que agregó: “Hoy la gente no quiere escuchar. Estos le vendieron la Esperanza”.
Al finalizar, De Mendiguren aseguró que lo primero que hay que definir el tipo de país que queremos, para realizar un “acuerdo económico y social”. “Nosotros tenemos equipo de trabajo. Tenemos Coraje. Y nos la Jugamos”.
El Misterio de la Caja Negra
En su interior se encontraban cajas de packagings de distintos productos que se pueden adquirir en cualquier góndola del país. Productos que a simple vista puede pensarse que es fabricado en la Argentina, pero no. Son productos importados que sus envoltorios están descriptos en castellano. Algo raro.
Los productos que se encontraban en la Caja Negra de De Mendiguren era Papa (importada de Alemania); Filtro de Papel para café (Alemania); Espirales (Indonesia); Toallas Femeninas (República Checa); Dentífrico (Gran Bretaña); Biromes (Sudáfrica). Todos productos de marcas reconocidas y de primer nivel, que tranquilamente pueden producirse en el país.
Posteriormente, De Mendigure, Litza y Bertolotto, se dirigieron a una PyME de Wilde que por estas horas no pasa por su mejor momento.