Documentación Judicial Oficial: Pierde peso la denuncia contra policías locales; los testigos desmintieron todo

La denuncia realizada hace casi 60 días en la Justicia de Quilmes y que apuntaba de lleno a una supuesta organización de recaudación ilegal a comercios de la ciudad por parte de la policía local, comienza a caerse, ya que todos los testigos que fueron acercados a la causa desmintieron uno a uno los hechos. El affaire provocó la salida del jefe de la Policía Local, Pablo Fuchs.
El expediente en cuestión es llevado adelante por el fiscal Jorge Saizar (UFI 5) y quien deberá determinar el desenlace del mismo es el juez Mardelo Goldberg del Juzgado de Garantías 3 de los Tribunales de Quilmes, parece caer en saco roto, después que ninguna de las personas citadas pudieran ratificar un ápice de los dichos del ex policía bonaerense, Arturo Ibarra, y su novia Gisela Ferrisi.
Cabe mencionar que el 8 de agosto, tanto el ex uniformado Ibarra como su concubina, Gisela Elisabet Ferrisi, se presentaron ante la Fiscalía y apuntaron por cohecho, coacciones agravadas y asociación ilicita contra dos efectivos de la Policìa Bonaerense, y contra 11 uniformados más. En aquel entonces, los denunciantes mencionaron a Leonardo Litvachkez y a Alvaro Rodrigo Magallanes Arostegui, como ideólogos de una “verda-dera organización criminal, destinada a brindarle seguridad a comercios a cambio de una retribución económica, valiéndose de poder que ostentan en la Policia Local Quilmes”, a cargo en aquel entonces de Fuchs.
Recordemos que apenas se conoció esta denuncia, que fue difundida por el edil Angel García en una sesión del HCD, Fuchs decidió dar un paso al costado a cargo de la Policía Local “hasta tanto se aclara esta situación”, como trascendió. Antes, Infosur fue el medio que se había hecho eco de unos audios, por ahora sin ningún sustento legal, pero de interesante valor informativo.
Giro loco
Sin embargo ahora la causa parece haber dado un giro inesperado, ya que ninguno de los testigos pedidos por los denunciantes ratificó ni confirmó la trama inicial.
Antes cabe mencionar que en la declaración del 7 de septiembre de la denunciante Ferrisi, deja en claro algunos puntos que surge del textual del expediente:
– “Ibarra (el otro denunciante) es mi pareja, el cual era oficial de la policía siendo desafectado por el artículo 8, por no ser apto para cumplir función policial, determinado por una junta médica…”
– Al consultársele por el delito de cohecho, respondió que nunca vio a nadie recibir dinero o cualquier tipo de dádivas, ni tampoco a nadie darlas ni ofrecerlas, sólo lo escuchó de parte de un comerciante chino….”
Paralelamente, ese mismo día, Ibarra, su pareja y el otro denunciante, coincide en no haber visto a nadie entregando dinero, aunque ratificó la denuncia original. Añadiendo que “yo en la fuerza policial dejé de trabajar hace dos años, el motivo el artículo 8 de la legislación policial, porque no encuadro en el perfil psicolólogico”…
Los comerciantes negaron todo
El 19 de septiembre, tres de los comerciantes apuntados negaron uno a uno los dichos de Ferrisi e Ibarra.
Por ejemplo, Fernando Leonardo, quien dijo desempeñarse “como encargado de la sucursal de Soy tu Farmacia, sita en la calle R López y Ricardo Rojas de Quilmes Oeste”. Este testigo dicen ver “a los azulitos que es la policía local caminando, ellos vienen al baño y le permitimos que tomen algo, como así nos piden agua, y luego se van. Yo a ellos los veo caminando por Rodolfo López hasta avenida La Plata. Siempre están, en los horarios se los ve…A mí nunca me vinieron a pedir ni exigir que contrate a algún tipo de seguridad privada ni municipal, con el único que podría hablar sería conmigo y nunca ocurrió. Quiero aclarar que hasta incluso el Pago Fácil tiene la seguridad propia de esa empresa…Yo nunca tuve que atender a ningún jefe policial ni nadie de la Policía local pidió hablar conmigo…”
Asimismo, Pablo Esteban Arregui, encargado de la farmacia de Cerrito esquina Yapeyú de Bernal, sostuvo que nunca tuvimos custodia, únicamente para el cierre viene un personal de civil de apellido Mendoza, es de civil, de unos 65. 70 años, y vine en un auto particular, creo que un 408… Y los que dicen los azulitos, vinieron una vez, nos dejaron el número de radio y nunca más entraron a la farmacia, yo los veía caminar y nada más, no `pedía nada prestado, ni uso del baño, tampoco los ví que entraran a un negocio y se quedaran adentro del baño, ni que tuvieran un trato distinto con otros comerciantes….”
Otra de las testigos que negó los hechos, fue Leticia Cimino, representante legal y socia de los colegios Miguel Cané y Cimdip.
Al ser preguntada si los colegios tienen algún tipo de seguridad privada o policial, Cimino manifiesta que “Sí tiene seguridad interna, que es una persona que se encarga de la seguridad desde hace unos diez años…no pertenece a ninguna fuerza de seguridad, que nunca vino ninguna empresa de seguridad ni empleados policiales a obligarnos o exigirnos la contratación policial”.
Consultada sobre la presencia policial en la zona, Cimino responde que “si están en el corredor escolar ya que es obligatorio que los haya, los mismos está en la calle Laprida, que es la entrada principal y sobre Lafinur, donde está la entrada al jardín de Infantes”.

Consultada sobre los policías municipales, declaró que “los mismos no entran al colegio ni nos piden nada”.
Estas negativas se suman a que no pudieron ser aún certificados fehacientemente los audios que fueron divulgados al inicio de la causa por algunos medios, por lo que crece la expectativa de pronta resolución de la causa. A esta altura, y en poco tiempo una denuncia ya demasiado devaluada.