El doctor José Potito tuvo su homenaje

A un año de su fallecimiento, el diputado provincial Juan José Mussi encabezó el homenaje al doctor José Potito, ex director Ejecutivo del Hospital Evita Pueblo de Berazategui. Acto que se realizó en el boulevard de acceso al Hospital y, además, se impuso su nombre a la calle 29 entre 136 y 137.
“José (Potito) fue un amigo. Es una palabra que tiene un enorme valor, porque no cualquiera es amigo. El abordó su causa justa, fue un militante de la salud y estuvo más de 20 años viviendo en el Hospital”, afirmó Mussi. A lo que agregó: “Estos son los otros héroes, los que pasan por un lugar y dejan una huella, los que se transforman en inolvidables”.
En su discurso, Mussi pidió a la comunidad que siga adelante con el Hospital, ya que “no importan las vicisitudes que puedan venir, cada vez que alguien quiera aflojar, piensen en José Potito. Tienen la obligación de mantenerlo a la altura de las circunstancias que los vecinos de Berazategui merecen, para eso fue creado”.
Al tomar la palabra el hermano de Potito, Rafael, opinó que “viví este día con mucha emoción, para mí es un orgullo porque tuve un hermano excepcional. A sus 10 años ya tenía la vocación de médico, sabía lo que quería ser. La medicina y este hospital eran la vida de José, pasaba más tiempo acá que en su casa. Siempre se preocupó porque a este lugar no le faltara nada”.
El 17 de noviembre, además, se cumplió un año del fallecimiento de José Potito y, en homenaje, el Concejo Deliberante local sancionó la Ordenanza N° 5531 para imponer su nombre a la calle por la que se accede al nosocomio. “Esto fue una idea del intendente, Juan Patricio Mussi, y del doctor Mussi. El Día del Militante hoy es muy significativo y especial, porque se honra a un verdadero ejemplo de la militancia, alguien que estuvo siempre al servicio del prójimo. Hablamos de una militancia de amor, de sacrificio, trabajo, responsabilidad y constancia. Eso fue José Potito, un militante de la salud”, manifestó el presidente del Concejo Deliberante, Hugo Fernández.
El busto descubierto en el acto fue realizado por María Sciamela, vecina de Gutiérrez y escultora. Detrás del mismo, construido en hormigón con estructura metal interna, se encuentra la Virgen de Luján, de la cual era devoto este profesional de la salud. Potito fue médico cirujano y, en 1994 -cuando se inauguró el Hospital Evita Pueblo-, cargo que ocupó como director durante 22 años, hasta marzo de 2016, cuando lo destituyeron de su puesto.
En ese momento, los vecinos juntaron tres mil firmas para que lo reintegraran, pero no lo lograron. Fueron, en total, más de 300 personas autoconvocadas e instituciones intermedias quienes manifestaron su apoyo a horas de haber sido despedido.
“Este es un acto trascendente porque se puso el busto de cara al Hospital y para siempre. Se hizo un acto de justicia, por quien había sido destituido de su cargo y quien luchó mucho por este lugar”, comentó el médico y amigo, Martín Garaycochea.
Durante el encuentro, integrantes de clubes, ONG’s y diferentes instituciones de la ciudad, las que destacaron “su labor permanente y su esfuerzo cotidiano, que fue-ron fundamentales para cumplir con muchos de los sueños que se gestaron en el nosocomio”, tales como la Residencia de Madres, la salita de juegos para niños internados y el Banco de Pelucas para pacientes que enfrentan tratamientos de quimioterapia, entre otros.