El pico del escándalo ha llegado: La Justicia pide el remate del Parque Industrial de Quilmes

Los escándalos en el Parque Industrial de Quilmes (PIQ), ubicado en Bernal Oeste, parecen no cesar.
Aunque ahora alcanzó su pico máximo de conflicto con el pedido de remate de todo el predio por parte de la Justicia. Documentación a la que ha tenido acceso El Suburbano.
Luego de examinar las irregularidades detectadas y denunciada, el magistrado en lo Contencioso Administrativo, Hugo Guarnieri dictaminó “llevar adelante la ejecución contra la UNION INDUSTRIAL DE QUILMES, hasta hacerse íntegro el pago al fisco de la PCIA DE BUENOS AIRES hasta la suma de PESOS TERINTA Y SIETE MILLONES QUINIENTOS DIECIOCHO MIL SEISCIENTOS CON 00/100 ($37.518.600) en concepto del capital reclamado, con más intereses aplicable de conformidad con lo establecido en la resolución 61/2012 del Ministerio de Economía y modificatorias, desde el día de la interposición de la demanda…”.
El embargo sobre la propiedad del Parque Industrial de Quilmes cayó como una bomba para la totalidad de los industriales que operan en ese Polo, salvo un minúsculo grupo que sólo se dedica a la venta de terrenos y negocios inmobiliarios, como el alquiler de galpones por semana, y donde ya ha habido también grandes hechos delictivos que pusieron al PIQ en tapa de todos los medios.
Si bien hay otras numerosas irregularidades que ya están avanzando en la Justicia, como la falsificación de documentación y las dudosas ventas de parcelas, la bomba judicial que explotó ahora tiene que ver con una deuda reclamada de ARBA, que jamás fue respondida por las autoridades de la Unión Industrial de Quilmes y tampoco del Parque Industrial.

 

Otra de las tantas causas judiciales abiertas…
La administradora del Parque Industrial tiene el CUIT dado de baja y siguió haciendo recibos
(por Adrián Di Nucci) Siempre la parte final de toda investigación periodística suele ser sin dudas la más ardua, la más difícil, la más complicada para terminar de cerrar la trama.
Como afortunadamente se está llegando a la verdad de los enormes desaguisados que vienen sucediendo hace años en el Parque Industrial de Quilmes (PIQ), cuestión que genera mucho nerviosismo en actores decisivos del lugar como del mandamás Ignacio el ‘empresario’ Carpintero, desde la irregular ADERE (cuyas siglas significan Asociación de Empresarios Radicados en el Emprendimiento Camino General Belgrano KM 10.500), comenzaron a intentar callar a la prensa que denuncia con intimidaciones judiciales berretas que lo único que logran es que el tema siga trascendiendo públicamente los límites de Quilmes.
Fuentes confiables nos informaron que también desde la pasiva y cómplice Unión Industrial de Quilmes, comandada por un político dueño de una chanchería en Jeppener, y no por un industrial conocido, ejemplar o exitoso de la ciudad, quieren seguir las intimaciones para que El Suburbano no hable más del Parque Industrial y sus irregularidades. Demasiado tarde…
Pensaba qué decir en esta edición de ADERE. Los administradores del PIQ armaron hace un tiempo esa firma, ADERE -CUIT30712099492-, que posee “casualmente” los mismos integrantes de la administración del Polo. En ADERE se cobran suculentas expensas, entre otras cosas jugosas, y tiene una recaudación mensual que supera el millón 700 mil pesos por mes ($1.700.000).
Con ADERE también se hacen movimientos de dinero en negro simulando tener todo en orden. Lo llamativo es que ADERE tiene desde la AFIP baja de oficio desde hace más de un año. En agosto de 2015, ADERE fue dada de baja por no presentar balances.
Simultáneamente, los recibos que cada propietario industrial de parcelas obtiene de ADERE al pagar expensas o alquileres de predios son apócrifos, lo que aún agrava muchísimo más la cosa.
No traten de callar a la prensa que investiga e informa. Traten de responder tanta estafa.
………………………………………………………………………………………………………….
Este último artículo lo hemos publicado hace unos pocos meses, ahora con algunos cambios. Sabíamos ya de antemano que el pedido de remate judicial era inminente. Hoy es una realidad. Nadie quiso verlo. Así estamos muchas veces...