El Pozo de Quilmes por dentro

Oscuros y fríos. Lugares por el que pasaron decenas de personas. Muchas de ellas desaparecidas. Sobrevivientes tuvieron la posibilidad de recorrer el sector de cala-bozos y garage. Dos lugares que fueron desafectados en el comienzo del cumplimiento de la Ley que sancionó la legislatura Bonaerense.
Luego de años de lucha, se abrieron las puertas del sector desafectado del edificio en el que supo funcionar el tenebroso Centro Clandestino de Detención “Pozo de Quilmes” durante la última dictadura militar. Espacio que fue recorrido por sobrevivientes de aquellos años de terror, quienes recordaron sus pasos por el lugar y cómo era vivir el día a día.
El Consejo del Sitio para la Memoria invitó al periodismo a recorrer las instalaciones de lo que fue el “Pozo de Quilmes”, sito en Allison Bell esquina Garibaldi.
Durante la apertura, se enseñó el sector de calabozos y garaje, dos de los lugares utilizados en los años oscuros de la Argentina para dar comienzo a un proceso de terror que empezaba con la detención ilegal, para culminar con la desaparición de personas.
En su recorrido por las tres plantas recuperadas, sobrevivientes reconocieron las celdas en las que habían sido alojados.
Alberto Derman y Diego Barreda transitaron –después de años- esos oscuros y fríos pasillos. Las escaleras y las celdas. El garage y las oficinas, en donde la “patota” actuaba con total impunidad. Lugares en los que estuvieron alojados junto a decenas de compañeros.
En cada uno de los sectores, Alberto y Diego recordaron cómo sobrevivieron de aquella pesadilla.
Otros que también participaron fueron los sobrevivientes Rubén Schell, Osvaldo Abollo, Oscar Duarte, y Walter Docters.
Los organizadores explicaron que durante la presentación de este viernes habrá algunos sobrevivientes de esos años grises que padecieron la detención ilegal en el lugar.
Videos en el Canal de EL SUBURBANO: