Exclusivo: Así será la nueva Ribera de Quilmes, sin inundaciones y con red de desagües pluviales

El gobierno municipal que comanda el intendente Martiniano Molina comienza con paso firme a hacer realidad uno de los proyectos más ambiciosos de los que tiene en carpeta. Se trata de la obra hidráulica más importante de la región, y a todas luces, más grande que se haya realizado en la historia en el partido de Quilmes: Evitar que de una vez por todas la zona de la Ribera, en su totalidad, no se inunde ni siga sufriendo las feroces sudestadas que suelen castigarla cada tanto.

Apenas desde El Suburbano supimos que el proyecto ya estaba a punto de ser debatido en su primera etapa en el Concejo Deliberante para que homologue el convenio Municipalidad de Quilmes y Subsecretaría de Recursos Hídricos de Nación, nos contactamos con el Subsecretario de Coordinación Operativa, Aníbal Drago, quien tiene esta importante obra en su escritorio como prioritaria.

Drago contó que se trata de “darle valor a la Ribera a través de un plan integral que lo asumimos como una Política de Estado local, que es acompañada por la Provincia y por la Nación, con fuerte respaldo; y que debido a la magnitud de los trabajos y de las distintas etapas que completan las obras, significan pensar y planificar el sector a mediano y largo plazo. Esto en Quilmes nunca se había hecho”.

Como dato que no pasa desapercibido para la gestión, y que mejorará ostensiblemente la calidad de vida de los vecinos, es que esta obra permitirá la instalación de la red de desagües pluviales secundarios en toda la Ribera.

El funcionario contó que el proyecto tiene ya su viabilidad y financiamiento, y servirá no solo para mejorar la zona de manera notable y armónica, sino para mitigar problemas que vienen con la historia, las inundaciones producto de las sudestadas y los anegamientos de lluvia.

La obra más fuerte tiene que ver con la colocación de dos enormes colectores que irán por debajo de las avenidas Otamendi e Iriarte, que irán desde el Río hasta la Autopista, cuyos caños -serán rectangulares- tendrán un tamaño de 2 por 3 metros. Ambos caños al llegar a la autovía se conectarán con el Canal de Guarda que irá paralelo a la misma.

La primera etapa es la obra de Otamendi, que ya tiene el convenio firmado, y se encuentran en confección los pliegos correspondientes para la licitación pública, y es la que debe ahora aprobar el HCD, con un tiempo estimativo de obra de un año aproximadamente. Otamendi arrancaría sobre fin de año, primeros días del 2018.

En varias reuniones públicas, el propio Martiniano Molina fue quien remarcó que desde el gobierno se viene llevando adelante “un Plan de Recuperación y Puesta en Valor Integral de la Ribera de Quilmes con el acompañamiento de las autoridades nacionales y de la provincia de Buenos Aires. Elegimos la Ribera porque es un espacio emblemático, querido, histórico y fundamental en la identidad de nuestra ciudad, un lugar que fue abandonado durante años y que tiene un enorme potencial de desarrollo para volver a convertirse en uno de los motores del progreso y la economía quilmeña”.

“Estas obras hidráulicas, cuando estén terminadas todas sus etapas, permitirán moderar los efectos tanto de las precipitaciones pluviales como de las sudestadas y solucionar así el problema de fondo de ese sector. Es impensable un progreso sustentable de esa zona sino se construye la infraestructura básica que lo permita.  Nuestro objetivo es crear las condiciones necesarias para que la Ribera se recupere y desarrolle como debe ser porque el futuro de Quilmes se hace también mirando al río” afirmó sobre el plan el jefe comunal.

 

El Plan Integral de Recuperación de la Ribera contempla distintas etapas e intervenciones que tienen que ver con lo hidráulico, embellecimiento, movilidad, y creación y recuperación de espacios público. Parte de ellas se iniciarán en el 2017, otras comenzarán en los años siguientes y algunas de ellas son:

1 ) Plan Integral de Infraestructura contra las Inundaciones

En conjunto con la Subsecretaría de Recursos Hídricos del Ministerio del Interior de la Nación, y en el marco del Plan de Gestión Integral de Drenaje y Control de Inundaciones de la Ciudad de Quilmes, se llevarán adelante las obras de desagües pluviales en la zona de la Ribera y la red secundaria de colectores. Dicho proyecto contempla la construcción de dos grandes colectores principales que transportarán el agua de lluvia desde la Autopista hasta el Río de la Plata y una red de drenaje menor que contribuya al escurrimiento de las aguas de lluvia en toda la zona.

2 ) Renovación de accesos

La conectividad es una de las herramientas fundamentales para el desarrollo urbano y territorial de la región. Es por eso esencial llevar adelante políticas de movilidad coordinadas con las de desarrollo urbano invirtiendo en infraestructura, mejorando la seguridad, su accesibilidad y disponibilidad.

La renovación de las Avenidas Iriarte y Otamendi están orientadas a cumplir el objetivo del mejorar la conectividad en el eje Este – Oeste de la ciudad, integrando la Ribera con el resto del distrito al jerarquizar sus principales corredores viales. El mejoramiento de su iluminación, el ordenamiento de la traza, la construcción de un nuevo entorno para convertirlas en un paseo, y la incorporación de nuevas modalidades de transporte con la construcción de bicisendas, cumplirán con ese objetivo.

3 ) Paseo de los Ginkgos y Nuevo Gran Parque Costanero

Dentro del Plan de Recuperación del Borde Costero de Quilmes, llevaremos adelante las obras de puesta en valor y reacondicionamiento del Paseo de los Ginkgos, y la construcción de un Nuevo Gran Parque Costanero. El mismo significará un gran espacio para el disfrute, esparcimiento y descanso de los vecinos de Quilmes, y las obras contemplan la consolidación de su perímetro, la construcción de extensas áreas verdes con arbolado y plantación de flora nativa, mobiliario urbano, e iluminación.