Héctor Lucas, un Señor Arquitecto

El señor Héctor Lucas se jubiló días atrás. Ingresó a la Municipalidad de Quilmes el 1 de Julio de 1980 en el Departamento de Arquitectura. Su primer cargo fue e esta oficina en el gobierno del radical Eduardo Vides. Algunos pícaros no lo querían por su honestidad, y el concejal Bergés lo apoyó siempre y fue su gran aliado en aquel momento.
En sus años en la Municipalidad, conoció a su mejor amigo, concejal, jefe de entidades de bien público, “amigo del alma”, Jorge Díaz.
De a poco fue escalando puestos y siempre fue elegido puestos que los demás no aceptaban por complejos. A Lucas le gustan los desafíos.
Llegó a ser Secretario de Obras Públicas en el gobierno de Fernando Geronés, consiguiendo logros y amigos en diferentes barrios, como en El Emporio del Tanque, donde luchó por sus tierras, o la reurbanización del barrio Santa María; en muchos de esos lugares “se sigue juntando con la gente del barrio que lo quiere y le dice que vuelva a la trinchera”, como cuentan…
Dejó su cargo cuando no se sintió cómodo.
Una de las obras que más lo enorgullece es la de los Bomberos Voluntarios de la Ribera, pero formó además parte de grandes proyectos de Quilmes, como el Hospital Neonatal de Solano, la Casa del Niño, la refacción de la Casa de la Cultura, un ejemplo y orgullo de la ciudad, el Teatro Municipal, comenzando el proyecto con sus manos y su grupo de trabajo.
Lucas aconsejó y enseño a sus empleados, algo que muchos se lo siguen reconociendo. Se jubiló hace días. En realidad “lo jubilaron”. Este es nuestro humilde homenaje a un tipo que trabajo seriamente por Quilmes, sin sumarios, sin apercibimientos, sin dudas sobre ningún hecho de corrupción, con profesionalismo y pasión. Un Señor Arquitecto.
El Suburbano

Post navigation