Juan Patricio Mussi: “No ahorramos con el sueldo de los trabajadores”

El intendente arribó a la apertura de las sesiones legislativas junto a su padre, el ex intendente y actual diputado provincial, Juan José Mussi, a quien sentó a su lado para dar un discurso en el que marcó fuertemente el contraste entre lo público y lo privado.
Mussi comenzó hablando de la economía esgrimiendo que este será “un año duro con un presupuesto de 876 millones con el que se tendrán que llevar adelante los servicios municipales”. Indirectamente arremetió contra los gobiernos nacional y provincial aludiendo que “lo único que hacen es quejarse de gobernar y de la gente”, mientras que “en Berazategui le ponemos el pecho para gobernar estos cuatro años que son y serán maravillosos como lo han sido los últimos años”.
Habló de un municipio que “no necesita privatizar sus servicios para poder llevarle a la gente cada uno de los días lo que pagan (alumbrado, barrido, limpieza y servicios sanitarios)”, aunque haya presiones por la privatización del servicio municipal de basura.
En cuanto a números, se realizaron casi 60 licitaciones públicas. El número de automotores pasó de 80, en 2003, a 380 en 2016. Agregó que este 2017 se arrancó con un presupuesto equilibrado habiendo pagado todos los sueldos el último día hábil de cada mes y aumentándoles a los municipales, entre ellos a los docentes más del 30 por ciento de aumento salarial para el 2017.
Se bajaron en un 50 por ciento los puntos de arrojo de la basura gracias a las mujeres que forman parte de “ellas hacen” limpiando y reciclando la basura. Se hicieron 17 ecopuntos en 16 barrios donde se separa y comercializa el plástico. Esto hizo que se ahorren más de 13 mil pesos en lo que le paga el municipio al CEAMSE.
Respecto al agua, un tema que preocupó en 2016, rescató que se pasó del 95% al 98% de cobertura de agua potable en zonas urbanas para 320.000 habitantes del municipio en cuatro años. “Estamos ha-ciendo en este momento una planta de bombeo y ejecución de red de colectoras cloacales en Bustillo con una inversión de 28 millones de pesos de préstamo del Banco Mundial”, agregó. Además, en los barrios Mosconi y Asunción se están realizando las obras de saneamiento de agua y cloaca.
“Para el mantenimiento de alumbrado público invertimos seis millones de pesos. Si lo hacíamos con un privado hubiésemos gastado 27 millones de pesos”, señaló con respecto a este contraste entre lo público y lo privado. Y adhirió que en Berazategui se fabrican lamparitas LEDS con los chicos de una escuela pública técnica y que “cada led tiene le cuesta al municipio 2000 pesos”, contra 6000 pesos de lo que saldría si se le comprase a un privado.
En materia de seguridad, dijo que la inseguridad es un flagelo que no tiene colores políticos que afecta a todos y que en Berazategui no se cobra tasa por inseguridad, pero que se la paga con fondos del ABL y de seguridad e higiene. Se invirtieron 90 millones de pesos y de ese dinero, 54 millones de pesos se destinan en sueldos y 5 millones de pesos para la nafta de los patrulleros, algunos pertenecientes a la bonaerense.
En cuanto a obras públicas se invirtieron 114 millones de pesos: se destinó mucho a obras pluviales y de pavimentación, algunas finalizadas en 2016 y otras que se finalizarán este 2017. Todo es-to “siempre con obreros y máquinas municipales”, remarcó. Y como desafío para 2017 planteó la pavimentación de Vergara, el paseo Santa Rosa en Plátanos y el Puente bajo nivel de Villa España.
Con respecto a educación, además de rescatar el aumento docente, planteó que 155 escuelas se sumaron a la red municipal de fibra óptica. También remarcó el convenio que firmó el municipio con la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) para llevar a cabo el plan FINES. “Queremos terminar en 2019 con el analfabetismo en Berazategui”, dijo Mussi.
Pese a que la industria cayó un 14 por ciento, aseguró que se triplica-ron los viveros municipales, la producción de ladrillos y de 6000 ladrillos de hormigón por semana para abastecer a las obras públicas. Se construyeron 11 viviendas sociales con mano de obra municipal. “Hacemos la ropa para los cooperativistas y los obreros en los talleres textiles”, sentenció.
En el área de salud pública, el intendente rescató que la gente no paga para atenderse. Dijo que en 2016 se recibió un 15 por ciento más y que se debe a que esa gente fue despedida de sus empleos y quedó sin obra social, lo que marcó como una mala noticia. También habló de que en 2016 se sumó la red de psicología y fonoaudiología. Señaló que en Berazategui se distribuyen los remedios gratuitamente, y en cuanto a mortalidad infantil se refirió a que en Berazategui es de 9,6 por ciento, la más baja en toda la provincia de Buenos Aires, aunque no hay datos de 2016.
Refiriéndose a la cultura, resaltó el trabajo del secretario Hugo Mazzo-la y detalló que hay 16 áreas educativas, 5 escuelas, 3 museos en el municipio y sumó los eventos de arte en espacios públicos como el BeraRock.
Para finalizar, en el área de deporte, rescató la labor y el crecimiento de las actividades municipales y recreativas, entre ellas resaltó la evolución del hockey durante estos años.
Aludió a que se terminaron las canchas de rugby municipales que se propusieron así como también las de fútbol sintético. Asumió como un compromiso de su gestión la finalización de la cancha de agua en el club Ducilo para cuando concluya su mandato. En cuanto a inclusión, celebró la Liga Evita de fútbol para mujeres que comenzará este año.
Agustín Cassano