La Orquesta Típica “Ciudad de Quilmes” cumple 15 años de vida

Siempre se vuelve al primer amor…
Este viernes 15 de septiembre a las 21 horas se presentará una vez más la prestigiosa Orquesta Municipal de Tango “Ciudad de Quilmes” para festejar su quince aniversario. Y el lugar elegido es precisamente donde esta agrupación nació allá por el año 2002: Casa de Arte Doña Rosa.
Un poco de Historia
Una idea común entre el maestro Carlos Corrales, director emblemático, y Gustavo Castignola, alma mater de Doña Rosa, fue la semilla que germinó esta gran orquesta de tango, hoy, quizá la más trascendente de toda la zona sur. Nacida en un momento histórico en que el tango era casi una pieza de museo, Corrales, pudo en principio sumar jóvenes músicos como Gustavo Pometi, Laura Corrales, Diego Albertón y Emiliano Castignola (primer cantor), junto a los experimentados Mariano Benede, Quico Galeone, Héctor Silva, Osvaldo Rodriguez y Juan Lapola (todos interpretes de nivel internacional).
La entrada es libre y gratuita, y se recomienda reservar lugar con anticipación al 4224-7270.
Estuvimos charlando con el director de la Orquesta Típica Ciudad de Quilmes, el reconocido bandoneonista Carlos Corrales. Hombre cálido y fácil de emocionarse al reflexionar acerca las cosas de la vida, su profesión, los amigos; mate de por medio nos contó algunas historias, memorias de este 15 aniversario de la orquesta que dirige desde el año 2002.
– Si tuviera que hacer un breve balance de estos 15 años, ¿cómo lo haría?
Corrales – Siento que hemos cumplido, el pueblo de Quilmes siente que la orquesta como propia, esa era la idea. Eso se logró con mucho trabajo, llevando la inmensa obra de Bardi, Manzi, Troilo, Gardel, Mores a cada rincón de Quilmes, Solano, Bernal y Ezpeleta, además de distintos teatros de Buenos Aires; estoy hecho.
– ¿Cómo se inventa una orquesta?
Corrales – La Orquesta se creó en Casa de Arte Doña Rosa. Me acuerdo que hicimos una convocatoria de varios músicos. Armamos una reunión, los probamos, y no quedó ninguno… así arrancamos, menos cero. Necesitábamos de todo: un piano, partituras, atriles, sonido, luces, lugar de ensayo…, eso, de arranque, lo puso la gente de Doña Rosa, nunca me lo voy a olvidar.
– Todo un desafío…
Corrales – De a poco se fue armando la cosa, llamé algunos colegas de Buenos Aires, muchachos de experiencia: el Negro Rodríguez, Héctor Silva, Mariano Benedé y Quico Galeone, que rápidamente se acoplaron a músicos locales, Gustavo Pometi, mi hija Laura, Diego Albertón… y Emiliano Castignola, el cantor. Debutamos y el público nos aplaudió más de lo que nos merecíamos… emocionante…
– ¿Qué significa la Orquesta Típica de Quilmes, que lugar ocupa dentro de su vasta carrera?
Corrales – He viajado muchos años por el mundo…, varias veces en Japón, Estados Unidos, Sud América, Europa…, compartí escenario con grandes figuras, muchísimas estrellas, Julio Iglesias, Goyeneche, Marino, Piro… que se yo… tantos; pero este aplauso de mi gente es el más grande orgullo que supe atesorar, la emoción me va a durar de por vida…
-Una mirada hacia el futuro
Corrales – Mi corazón está puesto en el futuro, una ilusión: que la orquesta siga para siempre, conmigo o sinmigo, con gente joven… que los hay, y muy buenos hoy día. Que nuestro tango, que es reconocido en todo el mundo, siga siendo la bandera de nuestra identidad.
– Algo para cerrar
Corrales – Un agradecimiento a Gustavo Castignola, sin él esto no hubiera sido posible. Y doy gracias a Dios, a mi bandoneón y a mi querido barrio de casitas desparejas, “La Colonia”.
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
El Diario de Salem
Luego de un fin de semana de localidades agotadas, el sábado 16 de septiembre a las 21 y el domingo 17 a las 20 horas continúa “El Diablo en Salem”, una producción de “El Matadero Producciones” sobre tex-tos de Marión Starkey, con la Dirección de Miguel Montalto y gran elenco.
La obra cuenta la historia de un grupo de adolescentes neuróticas y perversas decidieron la suerte de todo un pueblo. En 1692 hombres y mujeres decentes de Salem, Massachusetts fueron ahorcados sin otro motivo que la acusación gratuita de un grupo de chicas insatisfechas. A comienzos del siglo XX, Marión Starkey transcribió las actas de los juicios, dándoles un formato de crónica. Este libro, basado en aquellos sucesos históricos, dio origen múltiples interpretaciones escénicas y cinematográficas.
En esta versión, un multitudinario elenco de actores da vida a estos personajes en un contexto en el que las ambiciones personales, la venganza y una justicia corrupta son el marco perfecto para la tragedia.
Este espectáculo es a la gorra y se recomienda reservar entradas con anticipación al 4224-7270.