Las mismas prácticas de aquella ‘Maldita Policía’

Todo comenzó con una denuncia anónima radicada en sede Judicial.
El comisario Héctor Ballón, la subcomisaria Karina Alegre, y el capitán Claudio Piñero, tres jefes policiales de la Dirección de Traslado y Custodia de Detenidos de Quilmes fueron imputados por la Justicia en una causa que se investiga “extorsión en concurso real y peculado”, con la sumatoria de la “malversación”. Situación por la cual en las últimas horas se allanó la Guardia de los Tribunales Penales, de la que los investigadores secuestraron importante documentación.
La investigación la lleva adelante la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 7 de Quilmes, a cargo de Ximena Santoro, quien ordenó la imputación de los acusados por la presunta retención de una parte del sueldo a efectivos de la Delegación Custodia y Traslados de Detenidos en Quilmes.
Pero eso no es todo. Santoro analiza los presuntos desvíos de fondos que el Ministerio de Seguridad entrega para pagar el combustible de los patrulleros. Accionar que habrían realizado los imputados: el comisario Ballón, la subcomisaria Alegre y el capitán Piñero.
Por estos hechos, cinco allanamientos se realizaron simultáneamente. Requisas que se efectuaron en la sede policial, en el Cementerio Israelita de Berazategui y en los puestos policiales que custodian oficinas del Departamento Judicial en Quilmes (Quilmes, Berazategui y Florencio Varela).
Ante la denuncia anónima, la fiscal Santoro -afirman- recabó importante documentación que comprometería a los jerarcas policiales. Pruebas que incluyeron la declaración testimonial a una decena de efectivos que habrían sido víctimas de las maniobras extorsivas.
Con identidad reservada, los efectivos acusaron que les exigían un “peaje” en efectivo correspondiente al pago de las “horas CORES” que percibían como parte del sueldo. Y dejaron claro que de negarse recibían castigos como el traslado a lugares desfavorables, o bien la modificación de sus horarios de trabajo para que no pudieran hacer las llamadas “Adicionales”.
Con esta información, Santoro acrecienta la instrucción de número pp-13-00-030341-16/00, por lo que se asegura en los pasillos de Tribunales que próximamente podría haber novedades que seguirán sacudiendo la estructura de la Policía Bonaerense.

 

El sospechado Grasso fue pasado a retiro en la Policía Bonaerense 
El Ministerio de Seguridad de la Provincia de dispuso el pase a retiro activo obligatorio de siete comisarios generales, entre ellos Fernando Grasso, uno de los altos jefes salpicados por la causa de los sobres en La Plata. Será reemplazado por el comisario mayor Eduardo Quintela.
La nómina incluye a otro efectivo bajo sospechas: Jorge Pissaco, hasta ahora director general de investigaciones. Será reemplazado por Adrián Manzi. Los restantes cinco casos están relacionados con su edad, ya que cumplieron 32 años de servicio.
Grasso está involucrado en una presunta banda de policías que recaudaba dinero ilegal. Grasso fue citado a indagatoria porque las autoridades secuestraron un sobre con la letra “G” que contenía 30 mil pesos.
Una denuncia elevada hacia Grasso por parte del Sindicato Policial Buenos Aires (Sipoba) que conduce Nicolás Masi, por presunto encubrimiento e incumplimiento de los deberes de funcionario público, dice que el entonces Comisario General en actividad no podía “eludir” la responsabilidad que tiene en el caso el exjefe de la Departamental La Plata, Darío Camerini.

 

A un subordinado de Grasso
le hicieron tocar el pianito
La Auditoría General de Asuntos Internos allanó de manera simultánea la sede del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de La Plata, ubicada en Melchor Romero, y un taller mecánico situado en Los Hornos. Se secuestró autos y documentación, imputó y apartó a cuatro oficiales de la Policía Bonaerense, entre ellos al jefe del GAD La Plata, el subcomisario Walter Maldonado, quien quedó imputado y es inminente su suspensión de la fuerza.
El operativo fue realizado en los últimos días y se investiga una presunta participación del exsuperintendente de la Región Capital, el comisario general Fernando Grasso, quien fue pasado a retiro la semana pasada por el gobierno bonaerense. Por ahora fueron apartados de la fuerza el titular del GAD y tres subalternos.