Los bancos y las remiserías ocupan metros y metros de calle, y los lugares para permitir estacionar son cada vez más escasos

Los bancos y las remiserís parecen tener coronita. En algunos casos (como el Santander Rio en Alem casi Moreno), ocupan más de 35 metros con conos no permi-tiendo estacionar a aquellos automovilistas que circulan por el microcentro quilmeño.
En el caso de entidades bancarias, podría haber una nueva norma que obligue a poseer estacionamientos bancarios internos para poder moverse seguro y libremente el camión de caudales.
Con las remiserías ocurren cosas similares en todo el distrito.