Mariela Muñoz, una luchadora transexual, adelantada a su época, que solía disfrutar de sus paseos por su Quilmes también adoptivo

Mariela Muñoz, la transexual tucumana, quilmeña por adopción, fue pionera en la defensa de los derechos de ese colectivo y conocida a nivel nacional en 1993, cuando un juez le quitó a tres chicos que criaba como madre, murió a los 73 años en el Conurbano bonaerense, donde residía.
Muñoz, que había sufrido tres ACV y tenía problemas para ver, oir y caminar, vivía en la casa de su madre en Ezpeleta, partido de Quilmes, en el sur del Conurbano bonaerense.
En 1997 Muñoz, cuya muerte ocurrió el viernes pasado, pero trascendió un día después, también se convirtió en la primera persona que obtuvo en la Argentina el documento con su identidad de género autopercibida, al lograr que le cambien el nombre Leonardo, como la inscribieron cuando nació en la localidad de Lules, por el de Mariela, que ella eligió.
En diciembre de 1993 un juez de menores de Quilmes decidió quitarle la tenencia de tres niños a los que Muñoz criaba como propios y la condenó a un año de prisión en suspenso.
Ella se enorgullecía de haber sido a lo largo de su vida madre de “23 hijos, entre los 40 días de vida y los 14 años”, que le dieron más de 30 nietos y bisnietos.
Cuatro años después de aquel episodio, en mayo de 1997, logró figurar como mujer en su DNI y que le cambiaran el nombre que le puso su familia cuando nació, el 24 de diciembre de 1943.
Mucho antes de que se sancionara la Ley de Identidad de Género (26.743, sancionada y promulgada en mayo de 2012) la justicia entendió que su sexo psicológico era femenino desde la infancia, además de tender a la “irreversibilidad” de su situación luego de la operación que en octubre de 1981 se había realizado en Chile para adaptar su “morfología externa”.
El caso fue un precedente para el pedido de cambio de identidad de varias transexuales.
Una jueza porteña le concedió en 2013 un amparo para que el gobierno le otorgara un subsidio “extraordinario y reparatorio” por los años de marginación y discriminación que había padecido. Muñoz ya tenía 70 años y no contaba con recursos para cubrir sus necesidades básicas.
Organizaciones de defensa de los derechos LGBTI expresaron a través de redes sociales su pesar por su muerte en las redes sociales. “Hoy se fue Mariela Muñoz, pionera de la visibilidad trans. Solidaria como pocas construyó una familia basada en el amor y libre de prejuicios”, sostuvo en su cuenta de Twitter Esteban Paulón, vicepresidente de la Federación Argentina LGBT.
También la CHA la despidió en la misma red: “Hasta la victoria siempre, querida Mariela Muñoz. Una gran luchadora y referente LGBTI que nos acompañará por siempre en nuestra lucha y militancia”.
La organización 100% Diversidad y Derechos lamentó “con profundo dolor el fallecimiento de la compañera trans, Mariela Muñoz, pionera en la visibilización de la diversidad corporal y familiar en los ’90”
Asimismo, la entidad señaló en un comunicado que “como muchísimas compañeras trans, padeció el abuso institucional y a pesar de sus reclamos, murió en la indigencia”, por lo que apuntó a la necesidad de contar con una ley que repare esas situaciones.