Movilización vecinal en puerta en rechazo a la antena de Movistar; quieren que se baje

El malestar continúa ante la desobediencia de Movistar-Telefónica de Argentina que no quiere bajar la “ilegal” antena. Las autoridades informaron que el artefacto no cuenta con autorización y que se le denegó la factibilidad. En tanto, la comunidad espera que pasen las elecciones para movilizarse en rechazo a la conexión de la controvertida antena de telefonía celular. Entre otras cuestiones, quieren que se baje el artefacto colocado allí, ya que especulan de cambio de normativa para que siga en el lugar a futuro.
Los vecinos de la calle Urquiza entre San Mauro y Amoedo, de Quilmes Oeste, siguen trinando. Telefónica no baja la antena de Quilmes Oeste a la espera de una nueva legislación. Por lo que los vecinos se organizan y se preparan para movilizarse. Mientras tanto, juntan firmas para evitar que se ponga en funcionamiento la clandestina antena de telefonía celular que fue instalada en el más absoluto silencio.
Ante esta situación y la denegación de la factibilidad, afirman que se leordeno a Edesur que desconecte el artefacto de la red eléctrica para que no funcione. Medida que busca paralizar la movida en silencio de la controvertida empresa de telefonía celular y calmar el malestar.
Qué dice la ordenanza
La ordenanza que regula la instalación de antenas de telefonía celular en el distrito data del año 2008, y en su artículo número 7 es clara en cuanto a las restricciones. “No se podrán instalar a menos de 400 metros de sanatorios o clínicas privadas, ni tampoco de escuelas públicas y privadas”, explicaron con la ordenanza en la mano. Vale agregar que a 50 metros se encuentra el Colegio San Mauro y a 200 metros el Sanatorio Urquiza, en pleno corazón de Quilmes Oeste.