Nada fácil

La preparación se termina y Quilmes empieza a pensar en Agropecuario. Un refuerzo que no jugó y una llegada complicada el saldo parcial del mercado de pases

 

Mario Sciacqua ha buscado darle forma a un equipo que dirigió un solo partido oficial con solo tres prácticas en la previa, con lo cual, esta tarea de Enero es más que fundamental. Por imposición de una realidad de mercado, algunos nombres clave que esperaba en dos lugares puntuales (centro delantero y volante mixto) se han demorado, reemplazado o cancelado. El único refuerzo (oficialmente en reemplazo de Mieres por su lesión) finalmente hasta aquí es Alex Silva y no ha trabajado a la par de sus compañeros la mayor parte del tiempo (está realizando una puesta a punto) y no ha sido incluido dentro de los equipos en los amistosos por este motivo. Caído lo de Bertochi, Lucio Compagnucci pasó a ser la opción principal, aún teniendo características distintas, pero a la vez representó una complicación por su ligazón con Huracán. Bajo el concepto del entrenador no debería venir ninguna incorporación si no es “mejor que lo que está”. En el medio, muchas definiciones.
Hay que hablar de un saldo positivo en cuanto a resultados en los partidos preparatorios de Quilmes, donde ha tenido una derrota y ha sido frente a un equipo de primera división (Godoy Cruz) frente al cual, en el balance, no ha merecido perder. Sin embargo el foco en esta etapa está puesta en el funcionamiento y la evolución y en ese sentido tal vez haya sido más irregular. Sin embargo se evidencia un cambio de idea, donde la agresividad y el dinamismo son el foco principal, pero a la vez se está imprimiendo una idea de mayor prolijidad con la pelota. La gran dificultad parece ser cómo traducir tenencia y situaciones de riesgo en goles: falta mayor pericia en la definición, lo que en otro momento se llamó jerarquía, pero a la vez también faltan socios para Miguel Caneo en la creación de juego. Precisamente esto coincide con los puestos donde Sciacqua ha querido reforzar, lo que habla por supuesto de una buena lectura del entrenador.
El caso de Alex Silva, de una planilla impecable en el último torneo de primera división de Uruguay donde convirtió once goles, se trata del plan “B” de lo que era en principio el primer nombre a buscar y que ter-minó acordando con un competidor como Aldosivi, Christian Chávez (quien ya comienza a pagar con goles). Toda una incógnita para el hincha promedio, el uruguayo tiene como carta de presentación los goles que trae, la juventud y un presente prometedor. Desde el conocimiento y la observación del fútbol charrúa por parte del tesorero y titular de la subcomisión de fútbol, Christian Sterli, se espera mucho de él aunque lo sabremos finalmente sobre el rodaje.
En la otra “vacante” aparece la figura de Lucio Compagnucci y toda una historia detrás. Ya definitivamente como el nombre de reemplazo del indeciso Bertochi, tuvo entre medio una situación con su pase y su ac-tual relación con Huracán. El chico quiere jugar y en el equipo de Alfaro no tiene lugar (trajo a Israel Damonte, de experiencia, tal su gusto) y a partir de allí es que quiso buscar otro destino. En un primer momento surgió la versión de la rescisión de contrato para seguir un nuevo rumbo pero rápidamente trascendió (desde las palabras del jugador y entrenador) la posibilidad de que se comprara el pase y se lo cediera a préstamo (en este caso a Quilmes) lo que cambiaba el escenario (también lo favorecía, pero en otros tiempos). Sorpresivamente Nadur (presidente quemero) habló de un “malentendido” del jugador y el cuerpo técnico, lo que tensó la relación y dificultó la resolución. El final de la “novela” sería con rescisión pero en un tiempo más largo de lo esperado y en caso de que acepte las condiciones propuestas, habrá que ver si sus plazos son los de Quilmes.
¿Algo fácil para Quilmes? Nada, por supuesto, ni organizar un amistoso donde se tuvo que cambiar de sede tres veces…