Nadie de la UIQ habla del pedido de remate del Parque Industrial y de la estafa en la venta de terrenos para un “nuevo” Polo fantasma

Dos hechos en las últimas semanas cayeron como una bomba en medio de la misógina y devaluada Unión Industrial de Quilmes (UIQ): El pedido judicial para rematar el Parque Industrial de Bernal Oeste por deudas multimillonarias con ARBA, con actores afines a su conducción, y la venta de terrenos costosísimos para un Polo Industrial fantasma, situado en donde supo funcionar Hydra, una fábrica de solventes, también en el oeste bernalense. Sin embargo, el titular de la entidad, el radical barbista Horacio Castagnini, y sus socios, no dijeron absolutamente nada de ambas cuestiones que lo tienen como protagonistas insoslayables.
Entre los que manejan actualmente el Parque Industrial con pedido de remate hay personas de extrema confianza de Castagnini y la UIQ, las cuales llevaron a este Polo a una situación de difícil salida. Casi 100 millones de pesos tendrían que abonar para levantar ese pedido judicial.
Sobre el ofrecimiento para la compra de terrenos -de hasta 900 mil dólares- en un falso Parque Industrial, fue el propio Castagnini el gestor de la movida. Ampliaremos…