Según se conoció, la orden de allanamiento al Club Racing de Avellaneda fue dispuesta por la Fiscalía N° 4 del Polo Judicial de Avellaneda, en el marco de la investigación de una causa por administración fraudulenta. Fraude que involucraría sumas de 500 a 600 mil pesos.

Se detalló que desde el Club se habría sacado dinero por medio de facturas apócrifas. En el lugar, la Policía busca secuestrar los registros de las facturas emitidas.

La denuncia tiene al menos ocho años y fue realizada por Pablo Podestá, exvicepresidente de Racing y miembro de la comisión normalizadora, en la época de la gestión de Gastón Cogorno.

Por su parte, el apoderado de Racing, Mariano Cuneo Libarona, habló en la puerta de la sede y aseguró que Víctor Blanco, presidente actual de la Academia, nada tiene que ver con esta denuncia.