Preocupados por la falta de trabajo

No son buenas las que por estas horas viven los empleados del Frigorífico Avellaneda Carnes. La incertidumbre generó la toma de las instalaciones y está la amenaza de la llegada de Gendarmería. En las calles, las esposas de los empleados actúan de voceras ante la ausencia del Sindicato que los representa.
En el año 2010 se había producido un cese momentáneo de actividades por dificultades en la obtención de permisos de embarques (ROEs) y por la falta de disponibilidad de hacienda.