Salubridad: Otra antena de telefonía en la mira de vecinos que se movilizarían en rechazo

Se supo que la antena celular pertenece a la empresa Claro y es colocada en Bernal Oeste.
Los vecinos se organizan y no descartan movilizarse en rechazo al artefacto

 

Las compañías de telefonía celular siguen haciendo de las suyas en territorio quilmeño. A las ya denunciadas por El Suburbano que buscan ser camufladas en tanques de agua de geriátricos, hospitales o en postes de luminarias en la vía pública, se le suma una nueva que ya trae controversia entre vecinos de Bernal Oeste.
Los vecinos de 163 y los Andes están que trinan, dado que en esa intersección la empresa Claro coloca una controvertida antena de telefonía celular por lo que los reclamos y quejas comienzan a gestar la organización de cara al rechazo de este nuevo artefacto que tanto temor genera en la comunidad ante los daños que puede causar sus ondas.
A partir de ahora un largo peregrinar tendrán los vecinos de la zona. Ya que se desconoce si la empresa tiene los permisos otorgados por la Municipalidad y el Concejo Deliberante. Como también el permiso de conexión de la multidenunciada Edesur.
Años atrás, el Concejo Deliberante sancionó una ordenanza que prohíbe la instalación de antenas a menos de 400 metros de casas particulares, guarderías, colegios, institutos de diagnóstico y a 700 metros de otra antena; normativa que no es cumplida.
Una Clínica Privada en la mira
Aseguran además que una reconocida cínica privada de Quilmes Oeste, que no es el Sanatorio Modelo, tiene en su azotea una controvertida antena de telefonía celular, a escasos centìmetros de las salas de cirugía. Una locura.