En las oficinas de la multidenunciada Edesur, dirigentes de Unidad Ciudadana y vecinos se convocaron para reclamar, a modo de audiencia pública, ante los tarifazos que tantos dolores de cabeza provocan en gran parte de la sociedad.

Bajo la consigna “Basta a los Tarifazos”, los manifestantes reclaman el excesivo incremento en las tarifas eléctricas que desde el inicio de la gestión presidencial de Mauricio Macri suben fuertemente.

El reclamo se produce en momentos en que se produce un nuevo aumento y en tiempos donde la oposición busca poner un freno a los aumentos de los servicios en el Congreso Nacio-nal. Iniciativa que se produjo en simultáneo con todos los dis-tritos de la Región. “Hoy lamentablemente estamos destinando más del 50% de nuestros ingresos a pagar los servicios, eso es inhumano, perverso y macabro. Es querer ahogar al pueblo y no lo vamos a permitir. Esta es una iniciativa política porque creemos que la salida al problema del incremento de los tarifazos es política, como lo es la decisión de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal de aumentar las tarifas, de sacarle del bolsillo a los trabajadores”, expresó la diputada nacional Mayra Mendoza.

La diputada quilmeña también destacó que hay que “volver a tener en cuenta los subsidios en las tarifas. Durante años hemos escuchado que eran malos los subsidios que aplicó el Gobierno de Cristina Kirchner en las tarifas. Lo que se hacía era poder tener una política de fomento del consumo y que haya un círculo virtuoso del mercado interno de la economía argentina: lo que la gente no destinaba a la tarifa de luz, gas o agua, lo podía destinar a salir a comer, a comprar un par de zapatillas o irse de vacaciones”.

Por su parte, el presidente del bloque de concejales de Unidad Ciudadana Quilmes, Angel García, afirmó que “hay dos modelos: no se equivocaron en las políticas, lo que están haciendo es lo que venían a hacer, que es política neoliberal en contra del pueblo argentino”.

Al tomar la palabra el presidente de la cooperativa textil quilmeña Acetato Argentina, Germán Badaloni, señaló que “la industria textil en Quilmes está destruida. Quilmes siempre fue una zona textil, y no dejo de enterarme todas las semanas que cierra una fábrica, un pequeño taller, una empresa familiar. Antes del tarifazo nosotros teníamos facturas de luz de 24 mil pesos, después del tarifazo venían de 78 mil pesos. La gente tiene que acostumbrarse a defender la democracia en la calle a través de la protesta. La protesta ante las emergencias energéticas tiene que ser cotidiana y no retirarse hasta que nos den una solución”.

Con estas afirmaciones, dirigentes y vecinos expusieron sus vivencias frente a la cuestionada Edesur.