Twitter fue la caja de resonancia de la felicidad de los funcionarios y concejales oficialistas ante la inaguración del nuevo bajo-nivel