Uno de cada cuatro registros de conducir es bochado en Quilmes por no cumplir los requisitos que se piden

Luego que trascendiera públicamente que no es obligación el libre deuda de infracciones para renovar el registro de conducir en los municipios de toda la Provincia, el titular de la Agencia de Fiscalización y Control Comunal de Quilmes, Gonzalo Ponce, le explicó a este medio que “es el sistema el que no permite o no avanzar con la solicitud del trámite”.
“Esos son en los casos en los que la sentencia no es firme. Nosotros, desde el 1 de enero del 2017, una vez notificado el infractor y agotando todos los requisitos administrativos que exige la Ley de procedimiento administrativo de la Provincia, dictamos sentencia con lo cual está firme. Más allá de ellos el sistema es provincial y en el caso que surja alguna multa en el sistema, es el mismo el que te prohíbe seguir con el trámite. Más aún que nos adherimos al RUIT( Registro Unico de Infractores de Tránsito). Eso tiene como fin que cualquier multa municipal también se carga en el sistema provincial y aunque cambien el domicilio sea donde sea deberán pagarlas”, señaló el funcionario quilmeño.
“Es un permiso, no un derecho”
Sobre la resolución judicial, Ponce afirmó que el caso “está en la corte y no quiere decir que sea vinculante para con el resto de los casos. El registro de conducir es un permiso no un derecho. Con lo cual ante simultáneas infracciones tengo la facultad de negar la renovación. O de darlo en los casos q no cumplan con todo. Hoy el 26 por ciento es bochado”.
Hay que destacar que la Justicia dio lugar a un reclamo lanzado por la Defensoría del Pueblo para que los conductores que quieran renovar el registro, no se vean obligados a pagar las infracciones de tránsito que no posean sentencia firme.