…Y Colorín Colorado, el del falso parque industrial ha comenzado

Ahora la Unión Industrial de Quilmes salió a ofrecer humo con parcelas en un supuesto nuevo Parque Industrial que aún no tiene aprobada ni siquiera la subdivisión del predio. Aseguran que el HCD no tomó conocimiento de ningún proyecto, salvo algún operador que este año se retira
del recinto. Por lo que futuros inversores verían con dificultad la obtención de la habilitación

Era fines de enero cuando se selló el acuerdo entre la Unión Industrial de Quilmes (UIQ) y la Empresa Colorín. A partir de ese momento, todo estaba listo para poner en marcha la gran maquinaria… de humo. Movida que salió al ruedo, flojísima de papeles, a ofrecer, desde la controvertida UIQ, conducida por Horacio Castagnini, infraestructura para la creación de un Parque Industrial que aún no tiene aprobada la subdivisión del predio. Delimitación fundamental para que la Municipalidad pueda habilitar el funcionamiento de cualquier rubro que allí se instale para producir.
No sólo está la imagen de la rúbrica que Castagnini efectuó en la planta de Colorín. También está la carta enviada desde la Unión Industrial a comerciantes y empresarios que recomienda la inversión en un predio abandonado a la vera de los arroyos Las Piedras y San Francisco. Inversión que no sería recomendable dado que varios en el Concejo Deliberante se mostraron sorprendidos ante la ausencia para su tratamiento de la aprobación de la subdivisión del parque industrial. Hecho que marca que puertas adentro del predio de Zapiola sólo se puede encontrar una serie de galpones abandonados donde supo funcionar la Planta Hydra.
Sobre la “oportunidad de compra”, que vende la Unión Industrial a sus asociados, se detalla que “hemos celebrado un acuerdo con la firma ECOPARQUES y COLORIN a fin de afectar a este proyecto su fábrica de la calle Zapiola 4555 Bernal. El Plan de Refuncionalización de la fábrica abre la posibilidad de que se adquieran al costo naves industriales dentro del marco de la Ley de Parques Industriales”.
Asimismo, aseguran que “se genera una oportunidad de normalización de radicación como así también una oportunidad de generar y adquirir activos de valor industrial de gran demanda en el mercado, por ello es que queremos brindarles, en primer término, la posibilidad de participar en la compra al costo de estos espacios especiales”.
Pero lo que no se aclara es cuál es el estado parcelario del predio. Subdivisión que al Deliberante aún no ingresó para ser debatida. Hecho que genera un escándalo, dado que hasta que no es-té el okey del fraccionamiento los futuros propietarios no podrán adquirir su escritura. Tampoco la preciada habilitación municipal.
Pese a estar flojísimo de papeles, la Unión Industrial sale a ofrecer el predio como si todo estaría en regla, y vende 13 parcelas (de variadas mensuras y ubicaciones) a valores que van desde 100 mil a 900 mil dólares. Los que se pueden adquirir en un plan de cuotas.
La propuesta comercial -también- detalla que el predio está ubicado en Zapiola 4555 de Bernal, donde supo funcionar la planta industrial Hydra, propiedad de la empresa Colorín. Según se informa, el predio tiene una superficie de 32.613 metros cuadrados y cuenta con 4.576 metros cuadrados de galpones industriales, una balanza para pesaje de camiones e instalaciones diversas.
Una propuesta que por ahora sólo deja una importante estela de humo, que nada tiene que ver con la producción que en el lugar se desarrolla.