Los jueces del Tribunal de Responsabilidad Juvenil N° 2 de Quilmes Alejandro Paccioretti, Gladys Krasuk y Analía Consolo, condenaron a 25 años de prisión a los tres acusados de asesinar a la oficial de policía Micaela Romero. Condena que ratifica el pedido de la fiscal María Julia Botasso.

Los condenados tienen 17 y 18 años pero al momento de asesi-nar a sangre fría a la efectivo de la Policía Federal Argentina los delincuentes eran menores.
Romero, quien estaba vestida de civil fue muerta cuando se negó a entregar su celular y uno de los delincuentes la reconoció como policía. «Tirale que es rati», testificaron los testigos, luego de narrar que no dudaron y le dispararon a sangre fría a metros de un kiosco al que iba a comprar cigarrillo con un amigo.
Uno de los condenados es Lautaro «El Rata» Vega, un delincuente con antecedentes pena-les, que en medio de la prisión domiciliaria que le habían dictado por el crimen de Romero, fue detenido robando.
«Micaela tenía muchos proyec-tos. Quería internarse en la Escuela de Policía porque deseaba ascender. Su sueño fue ser policía, luchó por eso y quería más», recordó su mamá días atrás, agregando que a días de ser asesinada, la joven se había mudado con su pareja y la hija de ambos a la casa que habían construido: «Pudo disfrutarla solo dos días».