Desde el comienzo de la incidencia, «la compañía trabajó en dos fases para restablecer los servicios afectados: Una primera instancia en la que se brindaron soluciones provisorias, como desvío de llamados de teléfonos fijos a móviles, o bonificación de paquetes de datos, con el objetivo de garantizar la conectividad a los clientes impactados por las consecuencias del siniestro. Asimismo, se dispusieron canales de atención digitales, telefónicos y presenciales para poder contender y atender la demanda de las personas afectadas».
En una segunda instancia, informaron que «se trabajó en la imple-mentación de distintas soluciones tecnológicas permanentes, como el despliegue de fibra óptica al hogar y la telefonía inalámbrica (que funciona sobre Voz sobre LTE, es decir, 4G); ambas tecnologías tienen, además, el beneficio adicional de no estar basadas en tendido de cobre, por lo que no son afectadas por el vandalismo y robo de ese material, una problemática presente en varios puntos del país».
Asimismo, destacaron «que se realizaron tareas de fortalecimiento y ampliación de las capacidades de la red móvil para poder apoyar la demanda de conectividad volcada a esa infraestructura durante el proceso de normalización de los servicios fijos afectados».