Edesur y Edenor deberá resarcir a los usuarios que sufrieron cortes en el servicio eléctrico durante el 2017. La iniciativa se produce a través de una resolución del Ente que debe controlar a las prestatarias energéticas.

En tiempos de aumentos tarifarios, miles de usuarios de la región tuvieron que padecer la falta de inversión y de respuesta de la multidenunciada Edesur. Horas y horas a oscuras, con pérdidas económicas y todas las complicaciones que el corte del suministro eléctrico genera en viviendas y comercios.

Ante estas complicaciones, y algo demorado, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) instruyó a Edenor y Edesur, a calcular y abonar un resarcimiento a los usuarios residenciales por cada interrupción del servicio durante 20 horas o más, sufridas en 2017. La reparación incluye a los usuarios de tarifa T1R, tras haberse verificado más de 70.000 usuarios afectados en cada caso, lo que se configuró como “Afectación Extraordinaria de la Prestación del Servicio” en los términos de los contratos de concesión.

En el caso de Edenor, la medida incluye los cortes que se produjeron el año pasado en los períodos 8 a 12 de abril; 28 de mayo a 12 de junio y 17 a 22 de junio.

En Edesur, en tanto, se consideran las interrupciones de 2017 en los tramos comprendidos entre el 1 y el 6 de marzo, y entre el 14 y el 20 de julio.

Para los cortes de 20 horas o más, el monto de resarcimiento base será de $630; para interrupciones de entre 24 y 48 horas el monto se elevará a $1.050, y por caídas del servicio durante más de 48 horas, el pago a los usuarios residenciales será de $1.470.

El monto total para cada usuario “resultará de la suma de los resarcimientos que le correspondan por cada interrupción que lo haya afectado y cuya duración resulte comprendida en alguno de los períodos mencionados”, según se precisa en las resoluciones 118 y 119 del ENRE que se publican en el Boletín Oficial.

El monto del resarcimiento deberá ser acreditado en la cuenta de cada usuario dentro de los próximos 20 días hábiles administrativos, y se incluirá como crédito en la primera factura de servicio que la distribuidora emita.
“En caso de que dicho crédito superase el valor final correspondiente a la próxima factura, el saldo restante deberá necesariamente ser acreditado en las subsiguientes facturas hasta la concurrencia de los créditos y débitos a ser compensados”, determinó el ENRE.