El Suburbano accedió a documentación judicial que señala que pese a las promesas de las autoridades del Parque Industrial de Quilmes y de la Unión Industrial de Quilmes hacia los copropietarios de poder escriturar, siguen adelante los juicios contra la UIQ por deudas inmobiliarias de ARBA, debido a la deuda que la UIQ mantiene con esa área provincial desde el año 2020 a la fecha.
Al cierre de esta edición se trata de 41 juicios iniciados contra la UIQ, que en su mayoría hay empresas potencialmente activas, radicadas y con impecable historial industrial dentro del Polo de Bernal Oeste.
¿Pero por qué tantos juicios?
Cabe recordar que el Parque Industrial de Quilmes se dividió en parcelas con una misma matrícula para todos, y estos juicios empezaron a avanzar, incluso ARBA ya pidió cautelares de embargo de terrenos donde hay empresas instaladas hace años; asimismo pidieron los embargos de las cuentas corrientes de la Unión Industrial de Quilmes.
Esto viene del año 2.012, donde un grupo de copropietarios (Concejo de Administración) decidieron no pagar impuestos hasta que la situación se regularice, cosa que la UIQ y los responsables del Parque Industrial nunca hicieron.