VIDEO

 

Uno de los hechos sociales más aberrantes fue descubierto en las últimas horas en la localidad de Ezpeleta, donde funcionaba un geriátrico clandestino. Se supo además que los trabajadores del lugar maltrataban brutalmente a los abuelos que allí eran hospedados mediante golpes e incluso atándolos a sillas y camas; el lugar, además, se encontraba en pésimas condiciones de hacinamiento e higiene.

Todo se inició con una denuncia radicada en la Comisaría Sexta de Quilmes, a pocas cuadras del geriàtrico, desdee donde se dio intervención a la UFI Nº 6 de ese Departamento Judicial, a cargo de la fiscal Mariana Curra Zamaniego, quien inmediatamente ordenó la clausura del lugar y la entrega de los abuelos a sus familiares.

El lugar está ubicado en la calle La Guarda al 600, y del operativo policial se secuestraron medicamentos y alimentos vencidos, e historias clínicas improvisadas, según consta en el expediente judicial.