A semanas de que las costas de Quilmes y Bernal había amanecido teñidas de verde, ahora la Subsecretaría de Recursos Hídricos, a través de la mesa Interinstitucional de Cianobacterias, emitió el "Alerta Amarillo" por la presencia de cianobacterias en la costa del Río de la Plata de Ensenada y Berisso. También se encontraron en Tigre; en la laguna bonaerense Gómez, en Junín; en el lago San Roque de la provincia de Córdoba; en lagunas de Santa Fe como Juan de Garay, en Santo Tomé, y Setubal, en la capital; y en el Río Uruguay a la altura de la provincia de Entre Ríos.
De una tonalidad azul verdosa, las cianobacterias son microorganis-mos que se nutren de la materia orgánica alojada en el agua y realizan fotosíntesis. Las toxinas que liberan pueden provocar una amplia variedad de infecciones gastrointestinales, respiratorias, neurológi-cas, de la piel, de los oídos y de los ojos. Los síntomas más comunes son diarrea, erupciones cutáneas, dolor de oído, tos e irritación ocular.
La exposición a las cianobacterias puede darse tanto por la ingesta de agua contaminada, como por la inhalación de los aerosoles que desprenden estas aguas. Además, también existe la posibilidad de infección si la persona que ingresa al agua presenta algún corte o herida abierto.
Niños y niñas, mujeres embarazadas y personas con el sistema inmunológico debilitado o que presenten algún problema de salud previo, son los grupos de riesgo con mayor probabilidad de contagio. En estos casos, se aconseja consultar al médico antes de nadar en aguas naturales.
Además, el Ministerio de Salud recomienda verificar si la playa se encuentra cerrada, se encuentra bajo advertencia por razones de salud o seguridad, o está debidamente monitoreada y controlada, especialmente después de una lluvia intensa.
Las sequías y bajantes hídricas, la contaminación por la actividad antrópica, las altas temperaturas estacionales, junto con los impactos derivados del cambio climático, son factores que coadyuvan a la excesiva floración de este tipo de algas.
Recomendaciones - Mantenerse fuera del agua:
-Si presenta un color diferente al habitual, parece más turbia o huele mal. Esto puede ser una advertencia de que hay más cantidad de microorganismos en el agua que lo normal.
-Si se observa en la orilla una masa verde brillante similar a una mancha de pintura o una masa espesa marrón. Esto podría significar que hay una floración de algas nocivas en el agua que pueden provocar enfermedades.
-Luego de una lluvia intensa, ya que se pueden drenar desperdicios en el área que enturbian más el agua.
-Si se ven tuberías que drenen el agua, especialmente después de tormentas intensas o de lluvias que se presentan tras largos periodos de sequía.
-Si se tiene diarrea. Los gérmenes pueden enfermar a otros nadadores si tragan agua contaminada.
-Si se tiene un corte o una herida abierta. En caso de ingresar, utilizar un vendaje a prueba de agua para cubrirlo completamente.
Los ecosistemas de agua quieta o con poco movimiento, favorecen el desarrollo de organismos unicelulares que se conocen con el nombre de cianobacterias.
Este fenómeno se da porque las cianobacterias, que son organismos unicelulares capaces de realizar fotosíntesis oxigénica, captan dióxido de carbono y por transformación química liberan oxígeno, y otras sustancias como hidrógeno o sulfuro (produciendo una gran oxidación) la misma se emite a la atmósfera, provocando un cambio en el medio ambiente.