P ablo Velardez se presentó en la sede de los Tribunales Penales de Quilmes a denunciar amenazas telefónicas. Llamados que le afirmaron que “cuide a su hijo cuando vuelve del colegio solo” y que “lo iban a encontrar con dos tiros en la nuca”. Apriete que es investigado por la Justicia en momentos en el que se discute la “categorización” de trabajadores de Cimet SA ante las “irregularidades” detectadas por parte de delegados de la nueva conducción gremial.

Enterados de esta situación, el propio secretario General, Adrián Pérez, no dudó en apoyar a Velardez, quien, junto al abogado de la Unión Obrera Metalúrgica de Quilmes, se presentó en sede Judicial para denunciar las amenazas telefónicas provenientes de un número desconocido. “Desde el Gremio me aconsejaron que haga la denuncia y me apoyaron en todo. Adrián se portó muy bien conmigo”, le explicó a este medio Velardez.

Sin dudarlo, Velardez le apuntó a otro trabajador de Cimet, e indicó que en la empresa hay antecedentes de amenazas. “A los tres delegados que luchamos por la categorización de los compañeros que no están enmarcados sentimos que somos perseguidos por parte de la empresa”. Y sin dudarlo, comentó cómo serían atosigados en horario de descanso por integrantes de la gerencia de la industria metalúrgica quilmeña.

En la denuncia, el propio Velardez apunta a un empleado de la empresa por las diversas discusiones mantenidas por temas gremiales. El conflicto con el denunciado es porque està en una lista contraria, narra.

En las amenazas le dicen que cuide a su hijo que saben que esta mayormente solo, y le exigen que se haga a un costado en las discusiones laborales, ya que reclama la “categrizaciòn de sus compañeros”. Y sin dudarlo le apuntaron: “Que lo iban a encontrar con dos tiros en la nuca”.

Pese a la “intranquilidad” que mantiene, Velardez espera el avance judicial.