Debido al avance de los juicios ejecutivos contra la Unión Industrial de Quilmes (UIQ), dueña de la totalidad del Polo Industrial de Bernal Oeste, por desmanejos y deudas, quedó confirmado el pasado 3 de octubre el multimillonario embargo de ARBA contra el predio tecnológico e industrial por una millonaria deuda que asciende a la friolera de 237 millones de pesos, lo que ahora hace aún más cercano el riesgo de que se inicie el remate.
Luego de este nuevo desenlace que fue informado oficialmente por ARBA, creció entre los industriales del Parque la indignación contra Horacio Castagnini, titular de la UIQ, e Ignacio Carpintero, mandamás del Polo; este último jamás ha ofrecido entrevistas ni realizado ninguna aclaración sobre las irregularidades denunciadas que vienen sucediendo puertas adentro del Parque Industrial, donde es el máximo responsable.
Asimismo, se supo que mientras continúen estos serios litigios (pago de la deuda, intereses, honorarios, etcétera), es imposible que los propietarios y empresarios instalados allí puedan escriturar, lo que incrementa el malestar.

El embargo al Credicoop que cayó tan mal en la UIQ

En enero de este año, El Suburbano difundió una noticia que causó revuelo entre industriales y sus autoridades: La confirmación del primer embargo a la cuenta de la Unión Industrial del Banco Credicoop de Quilmes Centro.
Así, el Juzgado Contencioso Administrativo 1 de Quilmes, a cargo de Hugo Guarnieri, había ordenado el embargo de las cuentas de la Unión Industrial de Quilmes (UIQ) en relación a la causa que le había iniciado el gobierno provincial por una deuda con ARBA. En enero de este año ascendía a 180 millones de pesos.
En enero, la Sucursal Quilmes del Banco Credicoop le informó a Guarnieri la retención de $ 82.167,20 correspondientes a la cuenta que tiene la UIQ N° de Cuit 30585365390, en el expediente judicial N°33.074. La entidad bancaria también le comunica al magistrado que seguirá atenta a fin de cumplimentar la orden de su Juzgado hasta cubrir la suma total de $42.345.200.

Castagnini y Carpintero, responsables:

“Es una malintencionada campaña periodística”

Cabe mencionar que desde la Provincia de Buenos Aires ya se hicieron varias presentaciones en la Justicia para poder avanzar con el pedido de remate del inmenso predio ubicado sobre Camino General Belgrano muy cerca del límite con Avellaneda.
En una entrevista light y sin incomodidades, Castagnini mintió e intentó calmar las aguas negando las acreencias judicializadas y el remate del predio, pero tuvo que reconocer la existencia de la millonaria deuda con ARBA. Al respecto, mencionó al vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Salvador, como el gestor para encontrarle una salida a la situación.
Sin embargo, en aquel entonces el propio vicejefe de gobierno provincial negó de plano cualquier contacto con Castagnini o la UIQ.
Más para una defensa personal que para conocer la verdad, un acorralado Castagnini fue invitado especialmente a Perspectiva Sur, donde sólo repudió la información exacta que numerosos medios ya habían publicado. “Es una malintencionada campaña periodística tendiente a llevar intranquilidad a los trabajadores de las 140 empresas que lo integran”, sólo se limitó a decir. Título compró el editor responsable, el pastor Raúl David Caballero.
A esa altura, al titular de la UIQ no le quedaba otra que comenzar confirmar con propios y extraños que “existe una deuda de 150 millones de pesos en materia de impuestos provinciales”, explicó que la misma se origina desde hace 4 años cuando Provincia realizó un revalúo de las propiedades, y los industriales consideraron que ARBA estaba calculando mal el monto de los impuestos”.
Hoy el tiempo y la verdad le siguen pegando unos buenos cachetazos a Castagnini y Carpintero, y a cada uno de sus cómplices…