Argentino de Quilmes venció, en la Barranca, 3-0 Leandro N. Alem por la trigésima quinta fecha de la Primera C y está a muy poco de conseguir el anhelado objetivo de ascender de categoría.

El “Mate” llegaba a este encuentro en la cima de la tabla y con grandes chances de ascender luego de varios años de ver frustrada su posibilidad de llegar a la Primera B Metropolitana. El conjunto de la Barranca debía ganar su partido frente a los dirigidos por  “El Lobo” Cordone  y, a su vez, esperar una derrota de Deportivo Armenio y de Laferrere, para poder dar rienda suelta al festejo

En un sábado de intensa lluvia, en Alsina y  Cevallos se trabajó intensamente para dejar el terreno de juego y la tribuna en condiciones. De reconocer “el laburo” de la gente de Argentino de Quilmes.

Así fue como arrancaron los primeros 45’ de juego, con Argentino siendo claramente superior al rival y “observando”  lo que ocurría en los otros estadios, aunque un claro clima de fiesta se desató durante toda la tarde entre los hinchas mates.

La primera y más clara para los dirigidos por Monzón llegó rápido. Un centro atrás dirigido a “Chapa” Duarte quien conectó con el balón en el punto penal pero la pelota por arriba del travesaño. Minutos más tarde y con los quilmeños dominando el partido, se generaron varias oportunidades que no pudieron concretarse, hasta llegar a la finalización de la primera etapa con un injusto empate en cero.

Desde el arranque del segundo tiempo Argentino, con el apoyo incondicional de su gente, salió a buscar los caminos para llegar a la victoria, que comenzó a gestarse rápidamente. Sólo pasaron dos minutos comenzaron las ocasiones y  para que el buen juego se transforme gol, tal como ocurrió a los diez minutos, cuando el arquero Berro dio rebote de un tiro fácil de controlar y el goleador Chávez lo transformó en el primer tanto Mate y la ilusión daba rienda suelta a sus hinchas.

Con la victoria, que comenzó a solventarse desde el arquero “Legui” que se lo notó solvente  en su trabajo en la valla,  incluso controlando, un fuerte remate de Piris que podría haber traído serias complicaciones.

Cuando la situación comenzaba a complicarse, de la recta final del partido, llegó el desahogo  una contra liderada por la figura Duarte, quien con un pase excelente dejó mano a mano a Hermoso, quien puso el 2-0

La presión mate no cesó y a falta de 8’ para el final, luego de un tiro de esquina, Correa,  de cabeza liquidó el partido. Con el pitazo final, el encuentro llegó a su fin y al grito de “vamos a volver”, los hinchas terminaban una tarde gloria, histórica, esperando el próximo fin de semana en donde, si Argentino de Quilmes, vence a Excursionistas a partir de las 15.30 en el Bajo Belgrano, podrá trepar un a la categoría inmediata, logrando su sueño y a poco de también poder gritar “campeón”.

Valentín Lecoata