Flavia Tesoriero, secretaria de Acción Política de la delegación de Quilmes del colegio de arquitectos de la Provincia de Buenos Aires,  distrito 2. Sobre la apertura para obras de hasta 15 trabajadores, Tesoriero dice que ellos “ven algunas incongruencias, tal vez quien escribe estas cosas que está decidiendo, no tiene el conocimiento finito de toda la actividad.
“Nosotros como Colegio apuntaríamos a que esto debiera tener relación con una superficie estipulada  y una cantidad de personal, porque el destino futuro de las obras no las hace peligrosas para el contagio. Una casa, un local comercial, puede ser o no tan peligroso para el contagio como un edificio multifamiliar”, dijo.
“Esto es más un pedido de razonar la actividad desde el sentido común, así nosotros también podemos ser más estrictos en el cumplimiento de la norma. Flavia Tesoriero, secretaria de Acción Política de la delegación de Quilmes del colegio de arquitectos de la Provincia distrito 2. Sobre la apertura para obras de hasta 15 trabajadores, Tesoriero dice que ellos “ven algunas incongruencias, tal vez quien escribe estas cosas que está decidiendo, no tiene el conocimiento finito de toda la actividad.
“Un edificio que no sea muy grande, con quince personas se podría manejar perfectamente, tal vez esa cantidad de operarios para una vivienda pequeña es excesiva. Esto es más un pedido de razonar la actividad desde el sentido común, y así todos podemos ser más estrictos en el cumplimiento de la norma”.
“El alivio es grande, y hay una realidad hay actividades que podes atener a distancia y otras no. Por ejemplo, el Colegio de Arquitectos puede atender a distancia porque considera que “así queda la calle más liberada para el tipo que tiene que ponerle el cuerpo al trabajo. Yo por zoom no puedo levantar una pared, pero puedo visar un plano, o enviarle el proyecto a alguien y tantas otras cosas más que se pueden hacer en forma remota. Pero hay cosas que hay que ponerle el cuerpo sí o sí.
Sobre los protocolos de obras, la directiva  s45eñaló que “como colegio tenemos protocolos para el funcionamiento de los estudios,y para los profesionales en su rol de director en la propia obra, porque nosotros como directores de obra no tenemos la responsabilidad del cumplimiento del protocolo de la obra. Esa es exclusiva responsabilidad del empleador. En tal sentido hicimos una presentación en el Ministerio de Hábitat de la Provincia de Buenos Aires, haciéndoles conocer que el responsable del cumplimiento de los protocolos de obras es siempre el empleador, ya sea contratista, empresa o propietario en su rol de constructor. Nosotros desde el Colegio lo que defendemos el rol del profesional como proyectista , director, representante técnico, el rol empresarial es otra cuestión”