Una jubilada de 78 años fue asesinada por delincuentes que ingresaron a su casa a robar. Murió tras ser golpeada brutalmente.

En la madrugada de este miércoles cuando Sofía María Sliwa dormía en su casa de la calles 136 y 30, al igual que su hijo Gerardo Vatovec (46), cuatro delincuentes ingresaron a la vivienda y los golpearon salvajemente requiriendo dinero y electrodomésticos.

“Mary” Sliwa fue trasladada al hospital zonal, pero murió “a raíz de la obstrucción de la vía respiratoria, en apariencia por su propia prótesis dental”, que le ocasionaron los delincuentes en la brutal golpiza.