Así se presentó el nuevo obispo de Avellaneda-Lanús, Marcelo “Maxi” Margni, al asumir el gobierno pastoral de la diócesis durante una misa en la catedral Nuestra Señora de la Asunción. El Cardenal Poli le entregó los atributos

“Maxi” asumió en una celebración que se vivió en Nuestra Señora de la Merced, como nuevo obispo de Avellaneda-Lanús. Ceremonia que fue seguida por pantallas gigantes por un gran número de fieles de la comunidad que se congregaron en la plaza Alsina.  Acompañado por funcionarios locales, “Maxi” dio inicio a la celebración, la que comenzó con la lectura del decreto de designación del papa Francisco y las palabras del arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, quien en su carácter de metropolitano también le entregó los atributos de pastor diocesano.

En su homilía, monseñor Margni recordó que «el ‘hoy’ de la Buena Noticia busca traducirse en cercanía y cuidado, en solidaridad y presencia. Aunque nos falten las palabras, somos conscientes de que ni nosotros ni el mundo somos los mismos después de la tormenta. Y entonces se nos plantea de nuevo una pregunta: ¿Cómo vamos a transitar los caminos del cuidado de la humanidad?».

«Aquí, la Iglesia tiene una misión indelegable. Está llamada a tomar una posta; más aún, a abrir caminos. Con la compasión de Jesús y animados por su mismo Espíritu, podemos animarnos a decir humildemente todos juntos, como comunidad diocesana: ‘El Espíritu del Señor está sobre mí. Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres… Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír'», afirmó.

“Maxi”, sostuvo que llegó a la diócesis para «hacer juntos este camino. Vengo a estar entre ustedes como el que sirve. Cuento con ustedes. Cuenten conmigo».

«Que la Virgen de la Asunción, Madre de nuestro pueblo, Santa Teresa de Jesús, y tantas y tantos testigos del Evangelio –también anónimos, ‘santas y santos de la puerta de al lado’–, intercedan por nosotros y nos alienten en nuestro camino», concluyó.

Además del cardenal Poli, la misa fue concelebrada por varios obispos de la región y sacerdotes del clero diocesano.

La ceremonia de toma de posesión comenzó con la recepción de monseñor Margni en los límites de la diócesis, más precisamente en el cruce de avenida Mitre y Caviglia, la bendición y posterior caravana con las imágenes patronales de Nuestra Señora de la Asunción y la patrona de Lanús, Santa Teresa de Jesús.

Tras ser recibido por el intendente en uso de licencia de Avellaneda Jorge Ferraresi y saludado por los cuarteles de Bomberos, la Banda del Regimiento de Patricios le hizo guardia de honor en la puerta de la catedral. En tanto, el nuevo obispo era saludado por autoridades, entre ellos el director de Culto bonaerense Juan Torreiro, en avenida Mitre y 12 de Octubre, desde donde fue escoltado por los Bomberos de Avellaneda hasta la catedral acompañado de murgas locales.

En la puerta de la catedral la Banda de Patricios interpretó fanfarrias y el Himno Nacional Argentino antes de la misa solemne de toma de posesión de la diócesis retransmitida a través de pantallas gigantes desde la Plaza desde la cual Margni saludó a la comunidad diocesana.