Con la firma de numerosos dirigentes del radicalismo quilmeño, el denominado grupo Radicales en Cambiemos salieron a apoyar la gestión del intendente Martiniano Molina. En su comunicado los boinas blancas buscan llevar tranquilidad a la comunidad ante los problemas económicos y sociales que en estos momentos atraviesa el país. En sus párrafos, los radicales que apoyan a Molina, con Fernando Geronés a la cabeza, y una treintena de correlicionarios no dudaron en responsabilizar al kirchnerismo por la falta de confianza que hoy tiene el país, por lo que convocan a trabajar “por la comunidad”.