Fernando Torres (32), desapareció en la madrugada del lunes 5 de julio de su hogar en el barrio Nueva Villa Argentina (detrás del Parque de la Ciudad en Ezpeleta) donde vive con sus padres.

Según relataron sus familiares, el hombre (que también responde a los apodos de «Beto» o «Cuca») estuvo con tratamiento psiquiátrico en el Hospital Borda por estar atravesando una crisis psicológica y recibió el alta hace dos semanas, aunque debía permanecer con medicación. «Pensamos que está con algún amigo o vecino, pero ya buscamos por el barrio y nada hasta ahora. Estamos muy preocupados« expresaron.