El tuit del presidente Mauricio Macri en medio de la nueva inundación de días atrás mencionando únicamente a Quilmes cuando la mitad del Conurbano estaba bajo el agua, lejos de parecer una torpeza como cuando fue escrito, no fue nada inocente, ya que ahora comienzan a trascender poco a poco detalles de una obra faraónica que nadie hasta ahora la llevó a cabo: el definitivo saneamiento de los arroyos que parten al distrito quilmeño, y que cada vez que llueve convierten una amplia zona quilmeña en un océano.
El Suburbano accedió a los primeros detalles de una obra que trasciende la política, donde habrá que buscar consensos, y que alcanzaría un costo inicial de dos mil millones de pesos (50 millones de dólares aproximadamente).
Antes de la divulgación de la gacetilla el martes de esta semana a la tarde, este medio supo que se tratará de una megaobra que trasciende las gestiones municipal, provincial y nacional, que requerirá de un acuerdo programàtico entre todos, o la mayoría, de los sectores políticos. En números, se habla de una inversión de Nación de unos 50 millones de dolares, con un plazo estimado trabajos de tres años.
El mismo martes, informaron oficialmente, que el intendente Martiniano Molina estuvo reunido con el secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, Pablo Bereciartua, y el ministro de Infraestructura y Servicios Públicos de la Provincia, Roberto Gigante (ver foto), para definir un “plan de trabajo conjunto”. Allí Molina acordó con los fun-cionarios “un plan de trabajo conjunto que busca dar una solución integral a la problemática de los arroyos Las Piedras y San Francisco”.
Tras compartir un almuerzo de trabajo en la Casa de la Cultura, el jefe comunal indicó que se plantearon tres grandes líneas de acción y detalló: “La primera tiene que ver con las obras que llegarán próximamente, se está trabajando con la Provincia en los pliegos para licitarlas. La segunda contempla un plan con mirada a largo plazo, entendiendo que la problemática de los arroyos es multidimensional: hidráulica, social, económica, ambiental, de vivienda, salud y seguridad. Y la tercera consiste en empezar a pensar una alianza público-privada que permita obtener financiamiento para una solución de la envergadura que tiene el tema”.
Reuniones quincenales
En función de esas tres líneas de trabajo, se definió un esquema de reuniones quincenales con los equipos del Municipio, la Provincia y la Nación, para realizar un seguimiento de las líneas de acción planteadas y evaluar sus avances. El nuevo jefe de Gabinete municipal, Manuel Buján, estará a cargo de la coordinación de dichos encuentros periódicos.
Teniendo en cuenta que, además de Quilmes, integran la cuenca San Francisco-Las Piedras los municipios de Almirante Brown, Avellaneda y Florencio Varela, Buján señaló la necesidad de generar “acuerdos sustentables a largo plazo para ejecutar tareas que sean de carácter interjurisdiccional”.

También participó del encuentro el subsecretario de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires, Luis Giménez, quien destacó que “hay un buen diagnóstico realizado por parte del Municipio acerca de la situación, las necesidades y las zonas que tienen prioridad, con esto ahora empezamos a mirar cómo bosquejar un plan integral de solución para las dificultades que tiene Quilmes”.
Además, se hizo mención a la política de control de vehículos de carga pesada que implementa el Municipio para evitar el vuelco de residuos sólidos urbanos en lugares prohibidos. Estos retenes están operativos las 24 horas de manera ininterrumpida y bajo un esquema de permanente rotación en distintos puntos de ingreso al partido.
En el encuentro también estuvieron la jefa de Gabinete de la Secretaría de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, Nurit Weitz; el director de Saneamiento y Obras Hidráulicas bonaerense, Mario Gschaider; el director técnico de Obra Hidráulica, Marcelo Rastelli; el jefe de Gabinete de Quilmes, Manuel Buján; los secretarios de Servicios Públicos, Sergio Chomyszyn; de Desarrollo Urbano y Obra Pública, Francisco Milia; y de Gobierno, María Ángel Sotolano; la subsecretaria de Aguas, Cloacas y Saneamiento Hídrico, Andrea Velazco; y el presidente del Concejo Deliberante, Juan Manuel Bernasconi.