El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció que todos los vecinos porteños ya tienen contenedores verdes para el material reciclable a menos de 150 metros de sus casas, uno de los compromisos fijados en el Plan BA Recicla.
“Nosotros nos habíamos comprometido a esto y lo estamos cumpliendo”, sostuvo Rodríguez Larreta, acompañado por el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, y la ministra de Espacio Público e Higiene Urbana, Clara Muzzio.
“Todos van a tener su contenedor a menos de 150 metros, es un paso para facilitarles la disposición del material reciclado”, destacó el Jefe de Gobierno, y señaló que “mucha gente nos decía que separaba la basura pero que no sabía qué se hacía después con esa basura, dónde ponerla, con lo cual que todos sean conscientes de todos los pasos del proceso va a ayudar también a un mayor compromiso”.
Rodríguez Larreta agradeció especialmente “a todas las cooperativas de recicladores urbanos que nos ayudan con esto y son parte protagónica de todo este proceso de cuidado del ambiente”.
Explicó que “esta iniciativa es parte de un plan mucho más integral de cuidado del medio ambiente en la Ciudad. Nosotros, entre otras cosas, nos comprometimos a hacer una Ciudad carbono neutral para el 2050, es un objetivo ambicioso pero que lo tenemos planificado etapa por etapa”.
Y mencionó otros objetivos como “la reducción de la emisión de los vehículos, este plan de reciclado y separación de material reciclable, cambiar la iluminación de la Ciudad a led, y toda la incorporación de espacios verdes”.
“En esto, quienes llevan el liderazgo son los más jóvenes, son quienes más concientizados están sobre el cuidado del medio ambiente, que todos los días nos enseñan a los más grandes los cambios de hábitos y costumbres que tenemos que ir incorporando para un mejor cuidado del ambiente”, destacó.
“Con ellos y con toda la comunidad es que vamos a poder construir una ciudad más verde, más sustentable, en la que pueda haber un consumo más responsable. Tenemos que trabajarlo con el sector privado, el sector público, con las organizaciones de la sociedad civil, con todos”, agregó.
Por su parte, Muzzio afirmó que haber completado la contenerización verde de la Ciudad de Buenos Aires “es uno de los grandes objetivos que tenemos, que nadie tenga excusas para separar en origen. Esto se suma a los más de 80 puntos verdes que tenemos en la Ciudad en parques y plazas, y al sistema de cooperativas que todos los días recorren la Ciudad por los más de 40.000 grandes generadores recolectando esos materiales que cada uno de ustedes separa en origen”.
Con el objetivo de mejorar el sistema de recolección de los materiales reciclables y fomentar la separación de residuos en origen, el Gobierno de la Ciudad lanzó en abril de este año el Plan BA Recicla y ya alcanzó el primer objetivo: completar la contenerización verde de toda la Ciudad.
Los contenedores verdes son una herramienta más -además de los Puntos Verdes y los recuperadores y las recuperadoras urbanas- para que los vecinos y vecinas puedan disponer sus residuos reciclables.
En la actualidad, la Ciudad cuenta con más de 4.576 contenedores verdes, 70 puntos verdes y más de 5.000 recuperadores y recuperadoras urbanas.
Los materiales reciclables que se recolectan son llevados luego a los Centros Verdes de la Ciudad donde los/as Recuperadores/as Urbanos/as se encargan de separarlos por categoría (plástico, papel, cartón, vidrio y metal) para que puedan ser reinsertados como materia prima en el circuito productivo.
El plan “BA Recicla” tiene como principal objetivo fortalecer la gestión social del sistema de reciclado, y la separación en origen por parte de todos los vecinos y todas las vecinas de la Ciudad.
Para lograrlo, se busca optimizar el ordenamiento de la infraestructura de captación colocando un contenedor verde o campana a un máximo de 150 metros de cada hogar y con el trabajo de los recuperadores urbanos en las zonas de mayor generación de reciclables.
Además, el plan incluye nuevos programas y acciones vinculadas a la promoción de la separación de residuos domiciliarios. La meta es lograr que todos los vecinos y vecinas separen los reciclables en sus hogares para así duplicar la cantidad de materiales que se recuperan y evitar que terminen en el relleno sanitario.