Quilmes cayó ante Arsenal 4 a 1 y dejó muchas dudas con vistas a su futuro

  Con muchos cambios con respecto a su última actuación en el Estadio Centenario, Quilmes visitó a Arsenal, en Sarandí, en donde fue vapuleado por el local 4 a 1, dejando muchas dudas en su futuro que ahora lo deja mirando, una vez más, la tabla de los promedios del descenso.

Quilmes llegó al viaducto con un presente indefinido. El conjunto de Marcelo Fuentes saltó al campo de juego con la inseguridad que le daban los tres partidos últimos partidos sin conocer la victoria y en busca de cambiar su suerte, el cervecero ponía a los jugadores más experimentados en cancha. Pero eso no alcanzó. Uno de los casos es el de Juan Larrea que volvía a la titularidad después de mucho tiempo, o el ingreso del lateral Marcelo Cardozo o en materia táctica , el cambio de posición de Braian Lluy que paso a jugar a la mitad de cancha, marginando de la titularidad a Rodrigo Mieres (expulsado), a y al juvenil Tomas Blanco.

Cinco minutos duro la ilusión cervecera, porque ahí Quilmes ya estaba en desventaja tras un desborde por derecha que desemboco en un centro, que en el segundo palo, Facundo Pons, lo cambió por gol. El QAC recibió el shock, quiso ir a buscar el empate, pero poco duró la aventura, ya que enseguida se sintió nuevamente superado por los de Rondina, que luego de haber llegado con peligro al arco , a los doce minutos de la misma etapa, llegó la segunda conquista, nuevamente desde un desborde por derecha la fórmula del centro, el salto fallido del zaguero de Quilmes, Juan Larrea, y por detrás llegaba de nuevo Facundo Pons, quien desde casi el área chica conecto de cabeza dejando prácticamente parado al arquero Bilbao, para salir a festejar la segunda conquista de cara al publico local, para dar la sensación de partido liquidado a poco de empezados el encuentro.

Los de Fuentes no daban señales de reacción y sus principales generadores de juego fueron controlados por sus marcas, teniendo Arsenal, un dominio absoluto del juego. Sin embargo, eso no iba a ser todo en esa primera etapa. Sobre el final una arremetida de Lucas Necul,ingreso gambeteando hasta el área y tras una serie de rebotes derivo en las piernas de Gastón Álvarez Suárez, quien de media vuelta conecto de zurda un tiro que terminó en el ángulo superior izquierdo del arco quilmeño.

En el segundo tiempo, Tomás Blanco ingresó por Matías Noble. Quilmes quería quemar sus naves tratando de arrimarse en el marcador y fue con todo con lo que tenía hacia arriba a buscar el descuento, que lo consiguió después de una gran habilitación del recién ingresado Blanco, que Anselmo lo cambio por gol a los 11 minutos de esta etapa.

Ese fue el punto de partida para que el cervecero, se anime a más, pero el impulso duró la primera media hora pero no pudo llegar  al segundo gol que lo arrimaba, a un imaginario empate que, se alejaba con el paso de los minutos, más allá de las situaciones favorables que se le presentaban en el cotejo a partir del ingreso del delantero Verón Lupi en reemplazo de Augusto Max, el cinco de contención. El equipo se fue desdibujando y dejó muchos espacios abiertos que supieron se aprovechados por los dirigidos por Rondina.

En los últimos minutos Arsenal encontró facilidades de llegadaen la desesperación cervecera y sobre el final del partido, una infracción de Cardozo sobre Necul, se convirtió en penal que Ezequiel Céricalo cambió por gol y liquidar el partido con cifras definitivas bajo el título de goleada de los del “viaducto” .

El post-partido fue caliente. En la zona de vestuario el silencio y las cabezas bajas reinaban entre jugadores y cuerpo técnico cervecero En las redes sociales, el descontento se hizo viral entre los hinchas, que marcaban con un pulgar hacia abajo a los dirigentes y entrenadores a quienes cuestionaron duramente e incluso marcando como partido límite el del próximo fin de semana, cuando enfrente a Defensores de Belgrano por la decima fecha de la B Nacional, aunque, al parecer, los nombres de Fuentes y compañía parecen ser un inamovibles, por ahora, en el banco y en el presente presupuestario del “decano” del fútbol Argentino.

Valentín Leocatta