El hipermercado ubicado en la esquina de Humberto Primo y Lavalle del centro de Quilmes cierra sus puertas a fin de mes. El supermercado de capitales franceses no aceptó renovar el contrato de alquiler, por lo que ofreció a sus empleados reubicarlos en otras sucursales o otorgarles un retiro voluntario.
Tras el pedido de un millón de dólares mensuales por parte de los dueños del predio y la negativa de Carrefour de renovar su contrato de alquiler, el último día de trabajo será el sábado 30 de junio.
Ante esta situación, Carrefour ofreció retiros voluntarios al 150 por ciento. En caso de que no sea aceptado por los trabajadores, serán reubicados en otras sucursales.