Entre 1969 y 1979, la Clínica Wilde era un centro de robo y venta de bebes, y ahora familiares de víctimas  lanzaron una campaña para juntar fondos y poder verificar la identidad de muchas personas sin recursos que pasaron por ese centro clandestino en ese lapso.