Desde hace varias semanas, unos tres mil usuarios de Quilmes Centro padecen -en la previa del verano- reiterados cortes, cuando aún la temperatura es moderada. Los más afectados, comerciantes que en las últimas horas perdieron miles de pesos al tirar mercadería podrida por la falta de funcionamiento de heladeras, producto de los cortes de energía. El paisaje de los grupos electrógenos ya es habitual en la peatonal Rivadavia, y en otras arterias céntricas.
En diálogo con El Suburbano, Adriana, comerciante de la calle Alsina, entre Moreno y San Martín, explicó que desde hace varias semanas se vienen generando pérdidas de mercadería ante los cortes reiterados que la multidenunciada Edesur realiza. Situación que se agrava ante la falta de ventas por la crisis económica.
“El lunes tiré toda la mercadería de las heladeras al llegar al negocio porque estaba todo sin frío por otro corte de Edesur. Fui a las oficinas con la mercadería podrida y los empleados me consolaron, pero nadie supo darme una solución. Están fundiendo a los comercios de Quilmes”, afirmó la comerciante al aclarar que su situación se repite en varios comercios de la cuadra.
La problemática que padecen es producto de la falta de energía que se vive casi a diario, en diferentes zonas, y por varias horas.
Ante esto, los comerciantes evaluaban qué pasos seguir para encontrar una respuesta concreta a sus reclamos. Por lo que no se descarta que se avance con demandas comerciales contra Edesur, tal como viene sucediendo también con el tema Movistar/Telefónica.
En contraposición a esta realidad, la empresa sobre el cierre de esta edición informaba que los casos sin electricidad eran apenas cuatro.