En relación con los cortes de suministro ocurridos en las últimas 72 horas, Edesur pide disculpas a sus clientes y comunica que los equipos técnicos de la compañía se encuentran trabajando a tope para restituir el servicio a lo largo de la jornada.

“Entendemos el enojo de aquellos que están sin luz y trabajamos para normalizar el servicio lo antes posible”, dijo Gianluca Palumbo, gerente general.

“Las fallas se producen por la alta exigencia a la que está sometida la red producto de las elevadas temperaturas y el pico de demanda”, agregó.

Participan del operativo para el restablecimiento de la red 865 personas del área técnica y 490 en atención de call center, 24 camiones de laboratorio, 79 vehículos pesados ente hidros y grúas.

La ola de calor de los últimos días, con máximas que tocaron los 38° y mínimas de 30° por la noche, generó estrés en el sistema eléctrico del área de concesión. El miércoles, CAMMESA informó que se marcó un récord de consumo a nivel nacional por el calor. La demanda marcó los 27.088 MW, que generó una sobre exigencia sobre el sistema eléctrico.

Los mayores inconvenientes en nuestra red se detectaron en especial en algunos barrios de la Capital Federal, los que sufrieron cortes de mayor duración. Esto se debe a que en esa zona del área de concesión el tendido es subterráneo, por lo que detectar la falla y su correspondiente reparación lleva más tiempo que en áreas con red aérea.

En los dos últimos años de pandemia, el servicio eléctrico fue fundamental para que los argentinos se mantuvieran conectados y pudieran trabajar y estudiar desde sus casas. Pero somos consiente que la red necesita mayores inversiones y mejoras para adaptarse a las exigencias del cambio climático y la demandas de una sociedad que consume mayor energía.

Durante toda la pandemia nuestros equipos técnicos trabajaron recorriendo la zona de concesión pese a las restricciones y bajo las mayores medidas de seguridad para evitar contagios. Sin embargo, nuestras cuadrillas también sufren bajas en sus filas por la ola de contagios de coronavirus que, con nuevas cepas, siguen azotando al país.

Contrario a las versiones que circularon, en 2021, la compañía realizo fuertes inversiones en la zona de concesión para introducir mejoras en el servicio, lo que llevó a bajar en un 55% la cantidad de interrupciones y reducir a 33 horas promedio los cortes por cliente a 13. Sin embargo, sabemos que queda un gran camino para recorrer en obras e infraestructura, pero para eso se necesitan reglas claras y una regulación que las acompañe.

Cabe aclarar también que la empresa no realiza distribución de dividendos desde hace años. Los números del año, hasta septiembre, fueron de 15 mil millones de pesos negativos. A pesar de ello, las inversiones realizadas en 2021 fueron de más de 13 mil millones de pesos para seguir mejorando y fortaleciendo la red de distribución para sus 2.5 millones de clientes. Esto se suma a los más de 800 millones de dólares que la empresa invirtió en los últimos 5 años y que redundó en una baja del 55% en los cortes de suministro.

“Entre las muchas obras realizadas en 2021, se repotenció la Subestación Bosques para dar más y mejor energía a 400 mil clientes en el Conurbano sur. También se instalaron dos nuevas ternas dentro del llamado túnel del Ministerio de Obras Públicas (MOP), una conexión de 450 metros de largo que implicó más de 1.000 metros de cables de alta tecnología entre Enel Generación Costanera y la Subestación Dock Sud que corre por debajo del Riachuelo para beneficio de 240 mil clientes”, explicó Juan Carlos Blanco, presidente de Edesur.

En el aeropuerto internacional de Ezeiza se colocaron dos nuevas ternas y 6 km de tendido de cables de media tensión. Así, la principal entrada de la Argentina tiene ahora una renovada potencia de 12.500 KW, una red más confiable y segura.

Junto con AySA, Edesur está reformando íntegramente de la Subestación Isla Maciel, lo que permitirá dar energía a la nueva planta de tratamiento de efluentes que beneficiará a todos los vecinos de la cuenca Riachuelo.

En un año cargado de desafíos, producto de la pandemia y la necesidad de extremar el cuidado de los trabajadores que salen a la calle, también mejoramos el servicio para 100 mil vecinos de Lanús y Avellaneda, con la renovación de la terna 226.

En la Subestación Spegazzini, se instaló una subestación móvil para dar más potencia para lo que se invirtieron más de 500 millones de pesos . Las obras impactarán en un mejor servicio para unos 30 mil vecinos de Ezeiza, Tristán Suarez y Esteban Echeverría. Darán apoyo al desarrollo de las empresas radicadas en el polo industrial Ezeiza y atenderá a nuevas demandas como la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Y como parte del proceso de digitalización de la red, se colocó el telemando número 2.000, lo que permite aislar un corte puntual y mejorar notablemente los tiempos de atención y reparación ante eventuales interrupciones.

En la misma línea, se invirtieron 12 millones dólares en renovar y digitalizar todos los sistemas comerciales de la empresa, lo que permitió agilizar trámites y reducir los tiempos de atención.

En la Subestación Tres Sargentos, en Capital Federal, se duplicó la potencia, lo que impactará en una mejora del servicio para los barrios de Retiro, Recoleta y San Nicolás.